Filosofía

Derechos de las mujeres

Publicado por Ruben Avila

Mary Wollstonecraft sentó en su obra La vindicación de los derechos de las mujeres (1792) las bases del feminismo, que aunque desde entonces ha cambiado y modificado su discurso sigue bebiendo de sus fuentes. Incluso a pesar de que algunas de sus propuestas se puedan considerar desfasadas, pero es de encomio la capacidad de análisis que la pensadora británica poseía, en una época en el que el papel de la mujer estaba reducido al hogar, alejada del ámbito político. Wollstonecraft tuvo que hacer frente a la opinión imperante en todos los estamentos sociales, en los que se consideraba a la mujer inferior al hombre. Su papel fue el de desenmascarar ese prejuicio, enfrentándolo a la razón y señalando su desnudez, como aquél niño hizo con el emperador del cuento.

Marywollstonecraft

La educación de la mujer

El razonamiento es el siguiente: se entiende que la mujer es inferior al hombre tanto física como intelectual y moralmente y por eso se le educa de tal forma que sea inferior física, intelectual y moralmente. El absurdo es claro, pero la ceguera en ocasiones es difícil de superar.

Para determinar si realmente el prejuicio no es tal y la mujer es inferior al hombre en todo y por definición, Wollstonecraft propone soltar a las mujeres de sus cadenas, que sean educadas de la misma forma que lo son los hombres y entonces, sólo entonces, seremos capaces de descubrir la verdad. Si las mujeres son incapaces de aprender lo más mínimo, si se mantienen intelectualmente por debajo de los hombres, si son incapaces de entender y seguir la conducta moral, etc., entonces sería lícito encadenarlas y mantenerlas encerradas, alejadas de los ámbitos de decisión.

Pero educar a un ser de forma cicatera, haciéndola débil, mudable, incapaz de sostenerse por sí sola, y luego pretender que sea otra cosa de lo que se le ha enseñado ser, es un auténtico disparate, un sinsentido que humilla a la mitad de la población.

«Creo firmemente que la gran mayoría de la insensatez femenina procede de la tiranía masculina; y la astucia, que admito, forma parte del presente de su carácter; se produce por la opresión, como me he esforzado igualmente probar».

La mujer educada

A decir de Wollstonecraft los mayores defectos que se le achacan a la mujer son fruto de la opresión masculina. Si no existiera, la mujer se podría convertir realmente en la compañera del hombre, en su igual; regir sabiamente la familia, porque para la pensadora británica el papel de madre es fundamental; y ser un apoyo constante para él.
« […] es razonable suponer que cambiarán su carácter y corregirán sus vicios e insensatez cuando se las permita ser libres en un sentido físico, moral y civil».

Porque derechos y deberes son inseparables, así que si se les despoja a las mujeres, como así sucede en la época de Wollstonecraft, de sus derechos políticos, civiles… poco se les podrá exigir después. Sin embargo, mantener en una minoría de edad permanente a la mitad de la población no parece una buena idea, además de ser tremendamente injusto.

Imagen: es.wikipedia.org

Categorías: Filosofía Contemporánea, Filosofía Occidental, Grandes Filósofos, Los Valores