Filosofía

Inicio Mitología La Verdad de los Cuentos

La Verdad de los Cuentos

Publicado por Malena

Los cuentos tienen el objetivo de revelar nuestra vida simbólica representada por arquetipos como las prohibiciones morales, las capacidades, los deseos, las acciones, la muerte, la resurrección, el odio, la venganza, le envidia, la maldad, la bondad , la esperanza, la culpa, el castigo; y todas nuestras partes míticas.

Los personajes mitológicos representan el deseo de evolución, la capacidad de discernimiento, la acción para el cambio, la lucha por los ideales, el camino del héroe, el poder, los valores, la moral o las intuiciones inconscientes.

Todas las historias contadas desde la antigüedad hasta ahora, reiteran los mismos conflictos humanos de distinta manera. El incesto, la rivalidad entre hermanos, el deseo sexual, el poder, la magia, el bien y el mal, la fortaleza de los débiles, la debilidad de los fuertes, el crimen, los vicios, la justicia, el perdón, la ambición, el triunfo y el fracaso, el premio y el castigo.

Los cuentos son universales y les permiten a los niños incorporar valores; reflejan nuestra psique y los problemas que debemos enfrentar en esta vida los seres humanos; nos proponen la solución de estas encrucijadas y nos brindan un camino a seguir.

“La Cenicienta” muestra el valor de la humildad, el premio a la bondad y el castigo a la ambición y la maldad; determina el resultado de la rivalidad universal entre las hermanas, la angustia y la esperanza que genera, el fracaso del orgullo y del odio y el triunfo del amor.

Los cuentos infantiles ayudan a los niños a entender mejor sus emociones, estimulan su imaginación y favorecen el desarrollo de la inteligencia.

“Piel de asno” aborda el tema del incesto al contar la historia de un rey que pierde a su esposa y se enamora de su propia hija. El hada madrina le aconseja una estrategia para evitar casarse con su padre, la joven consigue liberarse de él y huir disfrazada con una piel de asno. Finalmente, después de pasar muchas privaciones encuentra a un joven príncipe y recibe su recompensa.

El cuento de Caperucita Roja refleja las dos caras de la sexualidad. El lobo es el símbolo del macho seductor y destructivo y el cazador es la figura masculina buena y salvadora. La enseñanza es clara, las niñas inocentes deben evitar cierto tipo de hombres para no resultar lastimadas.

La universalidad de los cuentos mantiene su vigencia a través de sucesivas generaciones sirviendo de código de valores que representan las enseñanzas ancestrales sobre las relaciones humanas y entre las causas y los efectos.

Algunos psicoterapeutas ilustran con cuentos alusivos los conflictos de sus pacientes para que puedan tomar conciencia de sus errores y se atrevan a cambiar. También se han difundido los talleres de cuentos que proponen un esclarecimiento del yo interior a través del desarrollo del caudal imaginario que pueda desplegar cada uno.

Los cuentos nos reconcilian con nuestros propios fantasmas y nos permite comprenderlos y aceptarlos, sin sentirnos diferentes, traduciendo con precisión los sentimientos contradictorios de amor y odio de cada niño y evitando que se sientan culpables.

El contenido simbólico de los cuentos se presta al análisis y a la interpretación.

El Psicoanálisis freudiano analiza los cuentos mostrando el contenido inconsciente y reprimido que subyace en cada una de estas historias, otorgándole un significado sexual a cada representación.

Otros autores, como Jung, en cambio, pueden interpretar los mismos contenidos como la necesidad humana de alcanzar estados superiores de conciencia.

Fuente: “Psicoanálisis de los cuentos de hadas”, Bruno Bettelheim.

Categorías: Mitología