Filosofía

La Ignorancia

Publicado por Malena

Ignorar es no saber, no tener idea de nada, no inquirir ni cuestionarse, no inquietarse, no registrar, no aprender, no discurrir, ni reflexionar, ni pensar, ni inferir ni conjeturar; y no se trata tanto de ciencia como de conciencia.

El ignorante ignora, está ausente e inconsciente.

No aprende, no incorpora, porque está lleno de banalidades.

La Ignorancia

Estamos rodeados de ignorantes, de seres que pasan por la vida mirando sin ver, oyendo sin escuchar y hablando sin decir nada.

¿Me pregunto dónde estarán las personas pensantes y conscientes?

La ignorancia es la falta de respeto a la inteligencia, porque se ignora, no se usa, se deja de lado, prefiriendo el ignorante actuar por reflejo.

El ignorante reacciona y no piensa, es puro instinto y su característica es la violencia.

Como no puede encontrar un lugar por su ignorancia, se apodera de lo ajeno para saciar sus apetencias, pero fracasa por ignorante y va preso.

El ignorante arrebata la intimidad de las mujeres y las viola, porque es incapaz de acceder a ellas con dignidad de hombre.

La mujer ignorante es más intuitiva y emocional, eso la salva y le otorga un papel más digno, pero es fácil que se prostituya para vivir, tenga hijos por ignorante y no los cuide, y que viva en el abandono y la desidia.

Quisiera saber si se es ignorante por condición o por elección. Prefiero creer que es por las dos cosas.

Aunque estoy segura que el ignorante por condición puede redimirse mientras que el que elige ser un ignorante no tiene remedio.

¿Cómo se hace para salir de la ignorancia? ¿Hay que leer libros y tratar de educarse? o ¿qué hay que hacer?

El ignorante, si quiere salir de esa posición, lo primero que tiene que hacer es aprender a mirar, a escuchar y a hablar.

Posteriormente tiene que aprender a escribir, porque la escritura es esencial para el desarrollo de la inteligencia conceptual.

Hoy en día son pocos los que saben escribir correctamente, y que logran expresar una idea claramente a través de la escritura.

En lugar de ello, utilizan signos que cuentan con el consenso de su grupo, que suelen ser ininteligibles para el resto del mundo.

Una vez que la ignorancia de paso a un estado intermedio, aprendiendo a escribir, pueden comenzar a leer.

La juventud actual no lee, sólo se atreve a comprometerse con lecturas breves con significados concretos porque como no saben ni escribir ni leer tienen mucha dificultad para concentrarse en la lectura.

El gusto por la lectura viene a partir de tener la capacidad de leer fluido, en forma rápida y automática, sin la necesidad de descifrar los signos para entenderlos.

El ignorante adopta la forma de pensar de la mayoría, que es la que no piensa, para no tener que discernir.

La vida puramente concreta sin la posibilidad de la representación no es humana, porque el hombre, según Casirer, es un animal simbólico.

Esa es la diferencia entre el ignorante de las grandes ciudades y el hombre primitivo integrante de una tribu.

Mientras el primero vive sólo porque respira, sin aspiraciones ni proyecto consciente, el que vive en la selva tiene la posibilidad de un mundo interior lleno de significado.

Pero también se puede ser un ignorante sabiendo leer y escribir, cuando se elude cualquier compromiso, no se respetan las reglas ni la vida de las personas.

Categorías: Filosofía y Educación

Un comentario para “La Ignorancia”