Filosofía

Inicio Mitología El Reino Mítico de Shambhala

El Reino Mítico de Shambhala

Publicado por Malena

Existe un mito en el Budismo sobre la existencia de un reino, oculto en un ignorado lugar del Himalaya, cuyo pueblo ha llegado a lograr la sabiduría para resolver cualquier problema.

Shambhala es un lugar de otra dimensión muy poderosa, invisible para nosotros y al que solamente se puede llegar con el pensamiento.

Este mito afirma que cuando el mundo estalle en un conflicto total sin retorno, el ejército del rey de Shambhala podrá terminar con el odio y la desesperanza; y la humanidad entrará en una nueva era.

El Reino Mítico de Shambhala

La creencia esotérica sostiene que Shambhala es el lugar donde se encuentra Dios y donde su voluntad se puede llegar a conocer.

En Shambhala viven personas reales en un estado evolutivo más alto que ayudan a mantener la energía del mundo.

Esta forma de vida representa el modelo de mundo que más tarde o más temprano podremos lograr todos los seres humanos en la tierra.

El mito de Shambhala está plagado de leyendas inspiradas en las vidas de sus antepasados, un conocimiento muy antiguo empeñado en integrar todas las creencias

Los monjes budistas pueden acceder fácilmente a Shambhala, con la mente y a través de los sueños.

La leyenda afirma que cada generación tiene un destino conocido y que existen seres espirituales misteriosos llamados dakinis, que pueden tener cualquier forma y que en Occidente se los denomina ángeles, que tienen el poder de ayudar; y que cuando la gente conozca Shambhala se podrá comprender el verdadero poder de la energía de la oración.

La oración es un poder que podemos convocar y que puede fluir a través de nosotros en todas direcciones.

Los daikinis nos abren las puertas a Shambhala, y pueden actuar para despertar a los hombres y cuidar de ellos.

Antes de poder acceder a Shambhala es necesario elevar la energía que ingresa en nosotros y que emana hacia el mundo, dominando las expectativas

El campo de la oración es un campo de energía que fluye de nosotros en forma permanente provocando un efecto en el mundo sobre lo que sucede.

Hay formas de ampliar y expandir el campo de cada uno que permiten aumentar nuestra creatividad y nuestro poder y finalmente todos los seres humanos aprenderán a utilizarlas.

Las leyendas dicen, que primero el hombre aprenderá a alimentarse mejor y que después podrá abrirse a las fuentes interiores de energía divinas que aumentarán su vibración, su capacidad de percibir y su sabiduría acerca de si mismo y de su propósito en la vida.

Para lograr este estado superior, primero deberá visualizar la energía entrando en su cuerpo y fluyendo hacia fuera en todas direcciones.

Se puede lograr dirigir el campo de oración al mundo de distintas maneras utilizando nuestras expectativas con verdadera disciplina y desterrando totalmente el miedo y el odio.

El alerta consciente en este estado producirá un proceso de sincronicidad, atrayendo intuiciones, coincidencias y ayuda.

Nuestro campo de energía puede influir a los demás solamente aumentando su nivel vibratorio, para ello hay que visualizar en forma consciente que nuestra energía rebosa hacia el campo de los que nos rodean para que puedan ver el mundo tal cual es.

No es útil usar la energía para imponer pensamientos o formas de actuar porque produce el efecto opuesto y sería presumir que sabemos cual es su mejor forma de vida.

Por último, cuando logramos que el flujo de energía salga de nosotros hacia el mundo con fuerza, se convierte en un modo de vida constante.

El miedo y la ira que anulan la energía tienen su origen en la preocupación por la pérdida, y la manera de evitar estas emociones es desprendiéndose de todos los resultados, porque hay un propósito superior.

Las leyendas del Shambhala sostienen que el desprendimiento mantiene la energía lo bastante elevada como para evitar todos los sucesos negativos y es en ese momento que comienzan a ocurrir milagros.

Shambhala es el mundo del futuro, que cohabita este mundo en una dimensión con una vibración más alta. En ese mundo no existen las enfermedades, ni las fábricas ni la contaminación, los campos de energía proveen al hombre de todo lo que necesita mediante la utilización de la tecnología para incrementar los poderes mentales.

Categorías: Mitología