Filosofía

Inicio Metafísica Propiedades individuales

Propiedades individuales

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

En mi mesa tengo un cenicero amarillo. La amarillez de mi cenicero es una de sus propiedades. También hay un bote de tabaco el cual presenta el mismo tono de amarillo que el cenicero. A simple vista, en nuestra vida cotidiana, el hecho de que el cenicero y el bote de tabaco tengan el mismo tono de amarillo entre sus propiedades no representa una dificultad. Sin embargo, en un contexto filosófico la cuestión no es tan sencilla. Respecto de las propiedades individuales, como ser amarillo, existe una larga discusión filosófica que comenzó en la antigüedad y que continúa hasta nuestros días.

Definiendo el problema filosófico de las propiedades individuales

propiedades individuales

Los colores son ejemplos paradigmáticos de propiedades individuales: ¿Es el verde de la hierba un universal ejemplificado por cada brizna de hierba o cada brizna de hierba tiene su propio verdor, semejante al de los demás pero no idéntico?

Que en dos objetos distintos, dos individuos o particulares, se dé la misma o semejante amarillez es algo que a los filósofos trae de cabeza. El problema se concreta a la hora de individuar a las propiedades. En efecto, al preguntarse qué tipo de cosa son y cómo se distinguen de los particulares de los que son propiedades, cabe preguntarse si las propiedades individuales son constitutivas de los particulares o si estos son independientes de aquellas; si estas solo existen en los particulares o si son independientes de estos.

Aunque en el pasado el problema se formulaba de otra manera, en la actualidad en el debate se encuentran el grupo de filósofos que particularizan las propiedades individuales y aquellos que las convierten en universales ejemplificados en los particulares de los cuales son propiedades.

El cenicero tiene su amarillez y el bote de tabaco la suya

Según algunos filósofos la propiedad de ser amarillo del cenicero y la del bote de tabaco serían distintas, siendo la amarillez del cenicero la particular amarillez del cenicero y la amarillez del bote de tabaco, la particular amarillez del bote de tabaco. El cenicero y el bote de tabaco tienen el mismo tono de amarillez, pero una y otra son amarilleces distintas, aunque se parecen. Dentro de esta posición hay quien además añade que la amarillez del cenicero y la amarillez del bote de tabaco son constitutivas de uno y otro, respectivamente, pudiendo participar en relaciones causales.

La eliminación de propiedades individuales

Otros muchos filósofos, guiados por un principio de economía ontológica sostienen que las propiedades individuales han de ser eliminadas en favor de particulares ordinarios y de propiedades universales. Para explicar esto utilizaremos nuestro cenicero amarillo y nuestro bote de tabaco amarillo. El cenicero y el bote de tabaco son ejemplos de particulares ordinarios. No en el sentido en que sean vulgares, sino en el sentido en que son comunes. Por otra parte, la amarillez es una propiedad universal. Esto significa que el cenicero y el bote de tabaco no tienen su propia amarillez constitutiva, sino que la amarillez es universal y el cenicero y el bote de tabaco son una ejemplificación de la amarillez. Por supuesto, este tono de amarillez que ejemplifican el cenicero y el bote de tabaco es ejemplificada por una infinidad de particulares ordinarios.

Categorías: Metafísica