Filosofía

Inicio Los Valores Ética y religión

Ética y religión

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Hay creencias que nunca mueren y la idea de que la ética y los valores morales dependen de la religión es una de ellas. Es una idea muy extendida, aunque es falsa. Por supuesto, esta idea la tienen a un nivel interesante quienes piensan que los valores morales dependen de que tengamos creencias religiosas. Estos piensan tener valores morales equivale a creer en Dios, incluso aunque se sea agnóstico o ateo. Un agnóstico o un ateo que rija sus acciones sobre la base de preceptos morales sería una persona que cree en Dios, aunque no lo asuma o no lo sepa. Este es el punto de vista del teísta, el cual es bastante extravagante, como se verá a continuación.

La creación de los valores y los mandamientos divinos

ética y religión

Si lo bueno es lo que Dios manda, entonces lo que sea bueno es arbitrario y depende del capricho de Dios.

El mundo y con él los valores morales han sido creados por (algún) Dios, así que guiarse por valores morales implica la creencia en Dios. Según otra versión, los valores morales que seguimos son ordenados por Dios y hacer el bien consiste en seguir lo mandado por Dios. Desde el punto de vista este es el fundamento de la ética y de los valores morales. Y cualquiera que se guíe por valores morales, en última instancia, sabiéndolo o no, se guía por lo mandado por Dios.

La creación de los valores y el problema del mal

Aunque el problema del mal no sirve en sí mismo para demostrar que la ética y la religión no tienen nada que ver, sí que es cierto que sirve para que el teísta acabe tirando piedras sobre su propio tejado. Si el bien y los valores morales son creaciones de Dios, porque todo lo que hay lo es, entonces también debe ser creación de Dios el mal, puesto que Dios lo ha creado todo. Sobre el problema del mal ya hablamos en este blog y vimos las dificultades que esto ocasiona a los teístas. Sin embargo, aquí merece la pena destacar que si el teísta parte de la idea de que la ética depende de la religión, en la medida en que la religión es la teoría de Dios y en la medida en que Dios creo todo, incluso el bien y la ética, entonces se ve envuelto en el problema del mal.

El dilema de Eutifrón y los mandamientos divinos.

La idea de que lo bueno es lo mandado por Dios es bastante antigua, aunque en la actualidad sigue viva. Platón discutió esta idea en uno de sus diálogos, el Eutifrón. En él plantea Platón el siguiente dilema: Si lo bueno es lo que Dios manda, entonces o Dios lo manda porque es lo bueno o es lo bueno por el hecho de ser lo mandado por Dios. Cualquiera de los dos cuernos del dilema nos llevarán a conclusiones insatisfactorias. El primero de los cuernos del dilema dice así: Dios manda lo que es lo bueno porque es lo bueno. En este caso, lo bueno es independiente de Dios y este lo manda porque es bueno. Así que si existe lo bueno, con independencia de Dios, entonces ni la ética ni los valores morales dependen de la religión.

Ahora bien, el segundo cuerno del dilema, según el cual lo bueno lo es en virtud de que ha sido mandado por Dios, hace que lo bueno sea fruto de la arbitrariedad divina. En efecto, si lo bueno es tal porque Dios lo manda, entonces habría que saber qué es lo querido por Dios, en primer lugar. Pero, más importante, resultaría que dado que todo lo bueno depende de la arbitrariedad de Dios y Dios podría querer cualquier cosa, podría darse el caso de que el asesinato, las violaciones, los genocidios, etc. fuesen buenos, con solo que Dios lo quisiera así. Esto, desde un punto de vista ético es inaceptable.

Categorías: Los Valores