Filosofía

Inicio Lógica La noche más oscura de González Pons: la falacia cinematográfica

La noche más oscura de González Pons: la falacia cinematográfica

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Hoy os vamos a presentar una falacia argumentativa poco conocida. Se trata de la falacia cinematográfica. Recientemente ha sido esgrimida por un político español, Esteban González Pons, miembro del partido político que gobierna España actualmente. Para comprender la falacia, pondremos como ejemplo la que ha utilizado este político, para después analizarla. No obstante, primero la trataremos de contextualizar.

Esteban González Pons

El señor Esteban González Pons es famoso por sus declaraciones absurdas

1. La teoría de la conspiración en torno al 11-M

Para comprender el contenido de las premisas de la falacia de González Pons, será necesario que contextualicemos sus palabras. El 11 de marzo de 2004 hubo un tremendo ataque terrorista en varios trenes de cercanías de la ciudad de Madrid. En aquel momento, el Gobierno era ostentado por el partido político al que pertenecía González Pons, siendo uno de sus altos cargos. Este gobierno, presidido por José María Aznar, había participado en 2003 en la guerra de Irak, junto a Estados Unidos y a Gran Bretaña. Por otra parte, desde décadas atrás existía en España un grupo terrorista, llamado ETA, que luchaba por la independencia del País Vasco.

La cuestión es que, el Gobierno enseguida culpó a ETA, mientras que toda la evidencia apuntaba a Al-Qaeda. La hipótesis del Gobierno perdió fuerza en menos de dos días. De este modo, en la actualidad se acepta que fue, indudablemente, un atentado terrorista de Al-Qaeda. Sin embargo, desde el partido del señor González Pons, el Partido Popular, y desde algunos medios de comunicación se defiende que hubo un complot político-mediático, una conspiración, para sacar al Partido Popular del Gobierno.

2. La falacia cinematográfica del señor González Pons

Fue justo ayer, 19 de febrero de 2013, cuando, en este contexto, el señor González Pons se lució con su falacia cinematográfica. Pasamos a presentarla, premisa por premisa.

Premisa 1: «En la película La noche más oscura aparecen todos los atentados de Al-Qaeda, desde el 11-S».

Premisa 2: «En la película La noche más oscura no aparece el 11-M».

Supuesto: «Si el 11-M no es obra de Al-Qaeda, entonces es obra de ETA».

Conclusión: «El 11-M no es obra de Al-Qaeda y, por tanto, es obra de ETA».

Distinguimos el supuesto del resto de premisas, puesto que, aunque este no es enunciado explícitamente por González Pons, sí que es algo que se supone en su argumentación.

El argumento es falaz porque basa su conclusión en unas premisas extraídas de una película que él da por verdaderas, es decir, basa lo ocurrido en el mundo real en lo que una película dice que ocurrió o, es más, ni se dice que ocurrió ni lo contrario. Sus premisas se obtienen a partir de lo visto en una película, basada en hechos reales, pero, con todo, una película. Nótese que no hay problema en basar una película en hechos reales, pero que sí lo hay en basar los hechos reales, en hechos de película. Es más, el hecho de basar una conclusión en premisas sacadas de una película tiene sus riesgos pues, de momento, todo parece indicar que la premisa 1 es falsa.

No obstante, el señor González Pons es consciente de la debilidad de sus premisas, así que decide añadir una justificación: «los guionistas de la película o la CIA, que filtró la información para la película, no incluyen el 11-M entre los atentados de Al-Qaeda». Es decir, no aparece el 11-M porque alguien, guionistas o la CIA, no consideraba el 11-M un atentado de Al-Qaeda. Por supuesto, el señor Pons es un hacha: si no aparece es porque alguien no consideraba el 11-M como un atentado de Al-Qaeda… O, quizás, porque ni saben que existe España. Obsérvese que la justificación de González Pons es una explicación trivial de la premisa 2: En La noche más oscura no aparece el 11-M porque no se tuvo en consideración. Sí, explica la premisa 2, pero esto no hace verdadera a la premisa 1.

Categorías: Lógica