Filosofía

Inicio Filosofía y Sociedad Legalización de las drogas

Legalización de las drogas

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

La semana pasada Ricardo Lagos, ex presidente de Chile, se pronunció a favor de la legalización de las drogas. No solo a favor de una o dos drogas, como la marihuana, que es más bien una droga blanda, sino a favor de la legalización de todas y cada una de ellas. Por su puesto, los argumentos del ex mandatario chileno estaban fundamentados desde una perspectiva puramente pragmática, esto es, Lagos ve esta medida como una solución a los problemas de delincuencia que acarrea su prohibición. No solo en Chile, sino en todo el mundo, en mayor o menor medida.

legalización de las drogas

Plantación de opio en Afganistán.

Sea como fuere, a continuación expondremos tanto algunos de los argumentos esgrimidos por Ricardo Lagos como otros en apoyo de la legalización de las drogas.

Argumentos pragmáticos a favor de la legalización de las drogas

El narcotráfico es uno de los grandes negocios negros que más dinero mueven en el mundo. Esta directamente relacionado con actividades delictivas como la trata de blancas, el tráfico de armas, el blanqueo de capitales, etc. Además, a más baja escala, nos encontramos con pequeños delincuentes, generados por el negocio de la droga. Desde pequeños traficantes hasta adictos a estas sustancias que delinquen por acceder a ellas.

La lucha contra el narcotráfico y contra el crimen que depende de esta actividad cuesta una gran cantidad de dinero a los gobiernos de todo el mundo. Sin embargo, los resultados son desesperanzadores: en décadas de política prohibicionista no se ha conseguido avanzar gran cosa, aunque en todos los países la ilegalización de las drogas sirve para llenar las cárceles de presos.

Desde esta perspectiva, el dinero utilizado para luchar contra los delitos generados por la política prohibicionista podría estar mejor empleado en campañas de prevención contra el consumo de drogas. Así, una política permisiva tendría mejores resultados, pues disminuiría las actividades delictivas, la población de presidiarios y podría tener mejores resultados.

Argumentos filosóficos

Que haya una entidad, el estado, que prohíba a los individuos hacer determinadas cosas, como consumir marihuana, cocaína o cualquier sustancia, suscita inquietantes cuestiones filosóficas. La más acuciante de todas es si el estado está justificado al impedir a los individuos el consumo de drogas.

Bueno, en este caso se podrían esgrimir argumentos semejantes a los anteriores para justificar esta intromisión del estado en la vida de los individuos. Se podría decir que, en realidad, permitir el consumo de drogas supone un coste elevado para cualquier estado, pues implica permitir el consumo de sustancias que son nocivas para la salud. Sin embargo, la prohibición, por el momento no ha solucionado este problema: se consumen grandes cantidades de droga en la mayoría de los países y, además, este consumo eleva la delincuencia y la población de presidiarios. Desde luego, esto no puede justificar esa intromisión.

Lo cierto es que un consumo de drogas habitual es degradante, así que se podría argumentar que, en realidad, el estado nos protege de una autodegradación debida al consumo de drogas. Sin embargo, este argumento hace aguas tan pronto como pensamos en el alcohol. Es una droga cuya adicción es degradante para la persona, sin embargo es legal. ¿Por qué le estado no nos protege en este caso? Desde luego, la hipocresía es evidente.

Por otra parte, cabe preguntarse, nuevamente, si el estado está justificado al protegernos de nuestra propia degradación. Es más, de hecho presupone que los individuos somos unos inmaduros desde este punto de vista y un estado paternalista nos debe proteger. Sin embargo, si tenemos en cuenta que los gobiernos de estos estados paternalistas son elegidos por estos ciudadanos inmaduros a los que, de no prohibirles el consumo de drogas, morirían totalmente degradados, entonces, la legitimidad de estos mismos gobiernos cae por su propio peso, pues ¿Cómo unos ciudadanos a los que es necesario prohibirles el consumo de ciertas sustancias para que no se maten a sí mismos pueden legitimar un gobierno con la potestad de ejecutar dicha prohibición o de salvaguardar la efectividad de la misma?

Categorías: Filosofía y Sociedad