Filosofía

El anarquismo

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

El anarquismo es una filosofía política, según la cual el gobierno por parte del Estado es innecesario y opresor, siendo posible (y preferible) la existencia de una sociedad formada por individuos libres en la que no exista el Estado. Este es el anarquismo en un sentido estricto. Aunque no conocemos a la madre, el padre del anarquismo fue William Godwin (1756-1836), quien consideraba que todo gobierno es tiránico y obstaculiza el ejercicio de la justicia. No obstante, fue Pierre Joseph Proudhon (1809-1865) el primer autor en llamarse a sí mismo «anarquista».

Hay diferentes anarquismos

anarquismo

Símbolo anarquista.

No hay una única versión del anarquismo, algo que, por lo demás, pasa con bastante frecuencia en la esfera de la filosofía. Desde este punto de vista, cada autor ha presentado su propia versión, más sensata que todas las demás según el punto de vista de su defensor y de los seguidores de este. Así, Max Stirner (1806-1856) pone el acento en la libertad individual, la cual no puede ser violada por instancia alguna, sea el amor, la moral, la religión o el Estado. Leon Tolstói (1828-1919), por su parte, defiende un anarquismo mezclado con religión y con base en la Biblia. Para él la doctrina de la paz y el amor del Evangelio es suficiente para organizar la sociedad. Esta doctrina es violada por el Estado, los ejércitos, la propiedad privada, las leyes y la policía. Proudhon, al que ya hemos mencionado, concibió una sociedad basada en los artesanos y las pequeñas empresas, que se organizarían en una cooperativa de iguales.

Los nombres más populares son los de Mijaíl Bakunin (1814-1876) y Piotr Kropotkin 1842-1921). El primero defendía la sustitución del Estado por una federación formada por personas que se asocian libre y voluntariamente desde abajo. Esta sustitución del Estado tendría que ser mediante una revolución violenta. En cuanto a Kropotkin, era anarco-comunista y concebía al individuo como un ser de naturaleza social, esto es, que se desarrolla en la sociedad. Para que el desarrollo de los individuos sea pleno, estos han de vivir en una sociedad comunista, en la que los medios de producción son de propiedad comunitaria y no privada.

Aunque hay diferentes anarquismos, también se encuentran rasgos comunes en la mayoría de ellos.

Puntos comunes entre los diferentes anarquismos

La mayoría de filosofías anarquistas tienen puntos de encuentro, principalmente en cuatro:

1) El valor básico es la libertad del individuo. Aunque se pueden añadir otros, tales como la justicia o la igualdad.

2) El Estado no es compatible con la libertad.

3) Suelen proponer un modelo de sociedad sin Estado, que incluye un programa para llegar a esa sociedad anarquista.

4) Mantienen una común concepción de la naturaleza humana, según la cual los seres humanos tienen la capacidad de autogobernarse, siendo productivos y cooperativos y de forma pacífica.

Anarquismo y democracia

Buena parte de los anarquistas aceptan la democracia. No el tipo de democracia representativa de partidos, sino un tipo de democracia directa y participativa, que permite a los individuos tomar decisiones sobre los aspectos prácticos de la organización social en todos los niveles.

Teniendo esto en cuenta, cabría preguntarse hasta qué punto diferiría en la práctica una sociedad anarquista de una sociedad regida por una democracia directa y participativa.

Categorías: Filosofía y Sociedad