Filosofía

Inicio Filosofía y Sociedad «The Walking Dead»: «el hombre es un lobo para el hombre»

«The Walking Dead»: «el hombre es un lobo para el hombre»

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Ayer dedicamos una entrada a un diálogo filosófico que aparecía en el capítulo cuarto de la cuarta temporada de «The Walking Dead», era relativo a la cuestión metafísica de la identidad personal. El caso es que, desde que antes de ayer empezara a ver la cuarta temporada de esta serie de televisión, he seguido viendo más capítulos. Y en algunos de ellos he encontrado materia para tratar en nuestro blog. Este es el caso del capítulo ocho, titulado «Sin esperanza». En este capítulo vemos al hombre en estado de naturaleza, cuando no existe un estado ni una autoridad que evite que el egoísmo nos lleve a masacrarnos, tal y como el mismo Thomas Hobbes lo hubiera relatado.

«El hombre es un lobo para el hombre»: Hobbes y el estado de naturaleza

the-walking-dead-el-hombre-es-un-lobo-para-el-hombre

Fotograma de «The Walking Dead»

Thomas Hobbes defendió, hace algunos añitos ya, que debía existir un poder absoluto, encarnado en el rey, que evitaría, sobre todo, que los hombres se mataran unos a otros guiados por su egoísmo natural. Así justificaba la monarquía absoluta como forma de organización política. Para Hobbes, los hombres eran naturalmente mezquinos, así que fue él quien popularizó una vieja sentencia: «Homo monini lupus est», «el hombre es un lobo para el hombre». Hobbes entiende que, por nuestra propia seguridad cedemos nuestra libertad a un monarca, pues eso garantiza la supervivencia, una vida llevadera, progreso, etc.

The Walking Dead

En «The Walking Dead» nos pintan un mundo post-apocalíptico en el que los estados han desaparecido y, con ellos, la autoridad. Los seres humanos viven en un estado de naturaleza, tal y como este es retratado por Thomas Hobbes. En efecto, su situación es precaria y están o solos o en grupos, que se alían con un objetivo común. Asimismo, aunque se dan casos de ayuda, lo normal es la rapiña y la lucha entre ellos. En este estado de naturaleza gobierna la fuerza, la ley del más fuerte.

Como no podía ser de otra manera, reproducimos a continuación un interesante diálogo de este capítulo 8.

El Gobernador (David Morrissey) ya había aparecido en la temporada anterior, dirigía un pequeño pueblo. Era una persona manipuladora, un saqueador y un psicópata. Está resentido con Rick (Andrew Lincoln) y Michonne (Danai Gurira) porque desbarataron sus diabólicos planes y su pequeño y tranquilo pueblo se fue al garete. Además, Michonne loe dejó tuerto. Ahora se ha unido a un grupo de gente, a la que ha convencido para atacar la cárcel en la que se refugia el grupo de Rick.

Rick ofrece la posibilidad de vivir todos, ambos grupos, en la cárcel, pues hay espacio para todos. Sin embargo, esta posibilidad es descartada por el Gobernador, puesto que es movido por el egoísmo de satisfacer su deseo de venganza. La gente que va con él ha sido manipulada y nada saben de lo ocurrido en Woodbery, el pueblo que dirigía el Gobernador.

El diálogo sirve de poco y el Gobernador, para demostrar que va en serio, intenta degollar a Hershel, a quien tiene de rehén junto con Michonne. Lo hiere gravemente y se inicia una batalla campal, que termina con la destrucción de ambos grupos y de la cárcel, un refugio seguro para todos ellos. Merece la pena destacar la constante alusión que hace el Gobernador a su superioridad armamentística. En el estado de naturaleza los «mejores» argumentos siempre los tiene el más fuerte.

Desde el punto de vista hobbesiano, que ocurra esto es natural. Rick planteaba una opción racional, que convivieran todos juntos en la prisión. Eso hubiera evitado la catástrofe. Sin embargo, Hobbes habría añadido que no podrían haber convivido de no existir un gobierno fuerte, que tuviera potestad sobre todos y cada uno de los individuos, de tal modo que el egoísmo natural de uno o de unos pocos lleve a la destrucción de todos.

Categorías: Filosofía y Sociedad