Filosofía

El Prójimo

Publicado por Malena

Jean Paul Sartre (1905-1980) nos dice que la mirada del otro nos quita la libertad, porque nos cosifica, nos define, y el hombre sólo se define en la lápida.

El prójimo es el otro que no soy yo, que necesito y a la vez me limita; sin embargo, el desafío de la vida es llegar a aprender a relacionarnos; porque bien dice Krishnamurti, nuestra existencia está basada en la relación.

Estar relacionados, no en un proyecto, una ideología o en una actividad, sino sentirse unidos al otro de manera que no exista ningún tipo de fragmentación ni división.

Para Krishnamurti la falta de relación es la raíz de la corrupción, porque cada uno está persiguiendo su propio logro personal; vive centrado en su propia ambición; y se conecta con el otro a través de una imagen que no es él. Por esta razón, la crisis no está en la sociedad sino en la conciencia misma.

¿Cómo pueden los seres humanos relacionarse en medio del desorden, el odio, la destrucción, la contaminación, el sufrimiento, la desdicha, la ansiedad, el miedo, la culpa, cuando cada uno piensa para sí mismo y no tiene conciencia de que forma parte de una totalidad?

Recién cuando se reconoce esta verdad que ocurre en la realidad, día a día, puede existir la posibilidad de cambiarla. Porque cuando se vislumbra la posibilidad de cambiar, se tiene la energía suficiente para hacerlo, ya que la energía desaparece cuando tenemos la idea de que el cambio no es posible.

Sin embargo, lo común es que cada uno viva encerrado en su propio mundo de ambición, codicia, deseo de éxito, etc. Puede tener responsabilidades y cumplirlas en forma automática, tener una familia, verlos un rato, acostarse con la mujer y creer que eso es estar unidos y relacionados, pero entre ellos hay una separación, una división, construyen a su alrededor su propio muro para poder conseguir lo que ambicionan o realizar alguna actividad individual.

Pero como todos dependen de alguna forma del otro ya sea por comodidad, placer o necesidad de compañía y como se sienten aislados y solos, y necesitan que los quieran y que los estimen, se usan y tratan de dominarse mutuamente, y eso es corrupción; porque la corrupción comienza en el individuo y se extiende a toda la sociedad.

Estar relacionados significa ser independiente, no usar al otro como compañía para no estar solo, ni como objeto de placer, no buscar el bienestar en el otro.

La mayoría de la gente es totalmente solitaria y se puede sentir totalmente aislada aunque esté rodeada de gente todo el día.

La desesperación que produce la sensación de aislamiento no se puede disipar con entretenimientos u otros escapes, sólo se puede salir del miedo y la angustia aprendiendo a relacionarnos adecuadamente y terminar con el egocentrismo, las ambiciones personales y la falsedad de identificar el amor con el sexo y el placer.

Sólo cuando se puede observar lo que no es una relación entonces se pueden dar cuenta cómo es una verdadera relación; significa no ser competitivo, ambicioso, no estar comparándose con los demás ni imitándolos, ya que si se comparan crean un conflicto y sobreviene la envidia, los celos y el deseo de superar al otro.

Fuente: “La Raíz del Conflicto”; J.Krishnamurti.

Categorías: Filosofía y Sociedad