Filosofía

Inicio Filosofía y Psicología El Misterio del Amor

El Misterio del Amor

Publicado por Malena

Según los expertos el amor es el resultado de la complementariedad química, psicológica, intelectual y social, o sea de la atracción física y emocional, y de la afinidad intelectual y social.

Helen Fisher, investigadora de la Universidad de Rutgers, New Jersey, USA., afirma que nos enamoramos de quien es químicamente diferente y complementario, o sea que siempre buscamos a alguien que nos complemente en la mayoría de los aspectos.

Fisher sostiene que en la elección de pareja influyen ciertos estímulos como por ejemplo, el misterio, estar predispuesto, estar cerca y tener la oportunidad de interactuar ; y compartir los mismos valores, la misma cultura y el mismo medio social.

Patricio Furman, psicoanalista de la Fundación Buenos Aires, nos dice que buscamos una persona en particular hasta que encontramos a alguien completamente diferente y nos enamoramos; y esto se debe al desconocimiento de nuestros propios deseos.

El otoño parece ser la estación más propicia para enamorarse porque las condiciones ambientales predisponen mejor para el amor, un clima moderado de plenitud, cuando todo ya ha madurado; además, es en el otoño cuando aumenta el nivel de hormonas sexuales.

La dificultad para encontrar una pareja puede deberse a situaciones de duelo reciente o debido a exceso de trabajo. Dedicarse de lleno al trabajo no permite establecer vínculos de pareja porque exige una inversión de tiempo que el que está muy ocupado no está en condiciones de brindar.

Algunas veces el enamoramiento se produce a primera vista, como si una corriente eléctrica señalara a alguien en particular y uno quedara conectado para siempre.

Este fenómeno es posible debido al fenómeno de transferencia de sentimientos, experiencias, afectos anteriores que se reflejan en una persona que accidentalmente se cruza en el camino y atrae en forma inmediata.

Sin embargo una verdadera relación amorosa necesita otros elementos, como por ejemplo la personalidad, más que el aspecto físico, porque quién es esa persona es lo que realmente enamora.

Las formas en que dos personas se encuentran y se relacionan son infinitas, a veces son situaciones absurdas, lugares que no pensaban visitar pero que finalmente decidieron hacerlo; a veces se trata de personas que se conocían desde hace mucho tiempo pero que nunca se sintieron atraídos hasta el momento en que accidentalmente se encontraron frente a frente y se vieron como si fuera por primera vez.

Dos personas pueden encontrarse en un avión, compartir el mismo asiento y cuando entablan una conversación, ambos confesar que ese no era su avión, que era otro que perdieron.

A veces el amor está a la vuelta de la esquina pero esa pareja solamente tiene la oportunidad de encontrarse durante unas vacaciones en las playas del Caribe.

El mundo es chico para las coincidencias, como si estuviéramos atados con hilos invisibles que en el lugar más increible se unen.

Erich Fromm dice que el misterio del amor es que no le resulta fácil a nadie, porque exige madurez y conocimiento de sí mismo; cualidades que no se tienen en la juventud sino en la vejez.

Por lo tanto, según este autor, todos los demás intentos están condenados al fracaso.

Para Fromm, amar es dar, no recibir, porque dar proporciona una mayor felicidad que recibir. Este dar no implica privación, sino la oportunidad de expresar la propia vitalidad. Amar es cuidar,ser responsable, respetar, y conocer al otro.

Fisher describe cuatro tipos de personalidades: el explorador que busca la novedad, es aventurero y espontáneo; el constructor que es ordenado y sociable; el negociador, que es creativo y compasivo y el director, que es lógico y que focaliza su acción.

Dentro de este esquema cualquiera se puede ubicar, con las diferencias que cada uno tiene como individuo único.

Los científicos admiten que cada uno de estos tipos de personalidad tiene su base genética y hormonal correspondiente, que define hasta en un cincuenta por ciento cada personalidad.

Como dice Erich Fromm el amor no es solamente una emoción o sentimiento, es un arte que requiere conocimiento y esfuerzo.

Fuente: “¿Por qué él? ¿Por qué ella?; Helen Fisher.

Categorías: Filosofía y Psicología