Filosofía

Inicio Filosofía y Psicología El Gurú según J. Krishnamurtu

El Gurú según J. Krishnamurtu

Publicado por Malena

Literalmente, la palabra “gurú” significa, el que disipa la oscuridad de la ignorancia; sin embargo, para Krishnamurti, la función de un gurú no es esa cuando alguien es infeliz, está confundido, no tiene quien lo ame, o está sufriendo. El gurú puede señalar, pero el que tiene que hacer todo el trabajo sobre sí mismo es el propio individuo.

La ignorancia es falta de comprensión respecto a uno mismo y no todas las personas poseen el mismo grado de madurez.

La madurez no se adquiere con el tiempo, el intelecto, la religión o la emoción; la madurez consiste en no ser egocéntrico, o sea con la ausencia del yo, que es el que divide y fragmenta.

El hombre que es totalmente egocéntrico no puede lograr despertar, porque escuchará, no le interesa, sólo prestará atención si tiene algún beneficio concreto, más dinero, la promesa del cielo, la iluminación o algún otro provecho. De manera que el hombre que siempre está interesado sólo en ganar algo, es inmaduro.

El hombre que es inmaduro, cambia sólo golpeándose y así puede evolucionar hasta el estado intermedio de yo y no yo, la vida es la que le enseña a la fuerza; o puede entrar a un templo, de cualquier religión, donde lo entretendrán pero lo mantendrán en el mismo nivel. Eso es lo que está sucediendo actualmente en el mundo con tal vez el noventa por ciento de los habitantes.

El tipo intermedio, que se dedica a hacer reformas sociales, que hace algún pequeño bien aquí y allá, siempre está operando con su yo en acción, tal vez escuche al gurú y le preste cierta atención pero terminará volviendo a su viejo molde.

El que está saliendo del círculo del yo, ese sí prestará atención.

Cada uno de ellos hará lo que pueda para descubrir quiénes son y nadie los puede ayudar.

¿Por qué la gente necesita muletas, por qué necesita psicológicamente buscar y qué es lo que busca? y ¿cómo sabe si lo que encuentra es la verdad?

Según Krishnamurti, lo que hay que hacer es descubrir en uno mismo el origen del sufrimiento, descubrir por qué sufro; porque la causa del sufrimiento no está en el ambiente, está dentro del individuo.

Debemos descubrir qué es lo que tenemos que hacer, cómo vivir, cómo pensar, cómo enfrentar la vida de manera que no haya sufrimiento, cómo vivir correctamente. Nadie nos puede decir qué debemos hacer, porque pueden estar equivocados, nosotros tenemos que descubrirlo.

Se trata de aprender mientras se avanza, estando siempre alertas y sin adherirse a ningún sistema, porque solamente siendo libres se puede aprender.

Para descubrir la verdad por mí mismo debo aprender a estar solo y rechazar todo condicionamiento social.
Ser un buen ciudadano estando atento y teniendo una conducta, no una en la casa y otra en el trabajo, sino una sola conducta y descubrir por qué tengo miedo y de qué manera me relaciono.

Sólo en la relación puedo comprender el dolor, en el modo como me comporto con la gente, con mi familia, cómo les hablo, cómo me comunico.

Con la meditación se aprende a estar solo y alerta.

¿Qué es la meditación? ¿Es algo que me pueden enseñar? ¿Es un método que tengo que aprender?

Meditar es prestar atención, estar atento y consciente en todo momento; y para estar atento, la mente tiene que estar muy quieta. Eso es meditación.

¿Puedo producir orden en mi vida? ¿Puedo estar libre de luchas y de conflictos?

Tengo que comenzar abandonando la agresividad, la violencia, el odio, la animosidad y debo estar libre de miedo y darme cuenta de todo.

De esa manera descubro que puedo estar solo, que puedo dejar atrás el pasado y comprender el orden porque he visto lo que es el desorden.

El desorden es conflicto, aceptación de lo que dicen los demás, complacencia, imitación, moralidad social.

Fuente: “La persecución del placer” “El despertar de la Inteligencia” Volumen II.

Categorías: Filosofía y Psicología