Filosofía

Inicio Filosofía Oriental Meditación para el Estrés y la Paz Interior

Meditación para el Estrés y la Paz Interior

Publicado por Malena

El Dr. Brian Weiss, conocido psiquiatra y autor de libros de éxito, escribió un libro titulado Meditación, donde brinda un método que ha ayudado a mucha gente a lograr una evolución espiritual, un mayor autoconocimiento y el despertar de la conciencia.

La meditación permite darnos cuenta de lo que es importante, nos aleja de las preocupaciones, nos libera del miedo y la ansiedad y nos pone en contacto con lo trascendente, ampliando nuestro horizonte y revelándonos nuestro lugar en el mundo y el propósito de nuestra vida.

Meditación para el Estrés y la Paz Interior

Weiss nos dice él también que para meditar hay que sentarse, o bien recostarse en un lugar cómodo y concentrarse en la propia respiración tranquila y muy serena.

La respiración los llevará a relajar todos los músculos de la cara, del cuello, de los hombros de la espalda, de los brazos, del estómago, y finalmente de las piernas.

Podrá percibir que su cuerpo está calmado y muy tranquilo y que con cada respiración se relaja más y más.

Una vez que ha conseguido este estado de relajación trate de visualizar una luz de cualquier color que le agrade, que ingresa en su cuerpo por la parte superior de su cabeza y que se esparce por todas sus células, todos sus tejidos, todos sus órganos, devolviéndoles su estado normal y despojándolos de toda enfermedad, dolor o malestar.

Esta luz es muy brillante y tiene poder curativo, favoreciendo la relajación y la paz interior.

La luz poco a poco le ha llenado todo su cuerpo y lo ha relajado más y más profundamente con cada respiración.

Esta luz también invade el exterior de su cuerpo que lo podrá visualizar como si estuviera rodeado de una aureola iluminada que a la vez le sirve de protección.

Así, completamente iluminado cuente del diez al uno hasta llegar a un nivel de relajación tan profundo que el espacio y el tiempo desaparecerán y la mente podrá recordar toda la eternidad.

Visualícese bajando por una escalinata cada vez más y más profundo en cuya base se encuentra un bello jardín tranquilo y apacible donde su cuerpo podrá seguirse relajando y sanándose.

En este jardín, su cuerpo rejuvenecerá lleno de luz, mejorará, se curará de modo que cuando vuelva al estado inicial podrá sentirse maravillosamente bien, lleno de energía, con pleno control, fresco y renovado.

En este jardín se abandonan todas las tensiones, todos los miedos, las tristezas, todas las ansiedades, todas las emociones negativas, de odio o venganza, porque no hay nada que temer, no hay que apurarse, ni preocuparse, porque este es el verdadero estado interior donde se encuentra la paz.

En este estado podrá experimentar su verdadero ser, una persona maravillosa, eterna, que existe más allá del cuerpo y de la mente, pacífica y amorosa; y esta convicción lo ayudará a abandonar todo lo negativo que hay en usted.

No existe nada que pueda perturbar esa paz, que además, se puede extender hacia sus seres queridos, transmitiéndoles la misma luz y amor, porque esta luz los protegerá y curará y los mantendrá unidos a usted.

Una vez que recobre esa paz que había perdido, imagine encontrarse con un ser superior a quien le pueda formular una pregunta, cualquiera, algo que necesite, e imagine que también se la contesta. Escuche esa voz con atención porque es la sabiduría de la paz y el amor.

Abandone todas las conductas que le afectan la salud y la mente y exponen su vida a la enfermedad y la muerte; y cada vez que necesite reconfortarse y aumentar su energía y su luz puede volver al jardín y preguntar a su maestro sobre sus dudas y confusiones.

Ahora, ya puede volver a su mundo cotidiano fortalecido, contando del uno al diez, con cada número se despertará más y más y a la cuenta del uno estará bien despierto, se sentirá mucho mejor, más relajado, fresco y lleno de energía.

Categorías: Filosofía Oriental