Filosofía

Inicio Filosofía Griega Aristóteles, la materia y la forma-Parte II

Aristóteles, la materia y la forma-Parte II

Publicado por Malena

La tarea destacada de Aristóteles fue separar el elemento existencial de la filosofía de Parménides y situarlo como substancia, atribuyendo a ésta la idea de Platón, que era la esencia de la definición y el concepto de Sócrates, y las características propias de cada experiencia.

Aristóteles logra traer las ideas de Platón, del cielo a la tierra, y aniquilar el dualismo que constituían el mundo sensible y el mundo inteligible.

aristóteles, la materia y la forma

Las cosas de este mundo existen, tienen existencia y substancia, pero para que el pensamiento pueda definirlas Aristóteles adopta la idea platónica y el concepto.

Luego, los elementos accidentales serán lo que caracterizará a la substancia como esto o aquello, en un espacio y tiempo.

Aristóteles consideraba a las ideas de Platón como entelequias que no actuaban, sin fuerza generadora; por lo tanto distingue en las cosas la forma y la materia.

Materia para Aristóteles, significa aquello con lo que está hecho algo, que pueden ser no sólo cosas sino hechos, palabras, razones o sentimiento.

La forma ha sido interpretada de distintas formas por historiadores y filósofos.

La forma la toma Aristóteles de la geometría, o sea es la figura de los cuerpos y también aquello que hace que las cosas sean lo que son.

La forma para Aristóteles es la esencia de las cosas. Cada cosa tiene la forma que la define y su definición contiene su finalidad y su sentido.

De esta manera resuelve Aristóteles el problema de la génesis de las cosas.

A la materia sin forma le añade la forma que es la serie de características esenciales que hacen que eso sea lo que es, que le da el sentido y la finalidad; o sea que la materia es informada y hace que la cosa sea lo que es y tenga sentido y un fin.

Cada cosa, tiene que haber sido hecha inteligentemente, tal como el escultor hace a una estatua o como un carpintero hace una mesa, etc.

Todo en el Universo, todas las realidades existenciales han tenido que ser hechas por una causa inteligente.

La metafísica de Aristóteles cae sin poder evitarlo en una teología, o sea en una teoría de Dios.

Sin embargo Aristóteles no necesita probar la existencia de Dios, porque toda existencia que es contingente, que puede o no existir, que no es necesaria, implica necesariamente la existencia de Dios, o sea de algo necesario, que exista en si mismo.

Ese algo necesario, existente en si mismo, debe ser inmóvil, porque el movimiento es contradictorio, o sea hace que las cosas cambien, que sean y que luego no sean, y eso es ilógico.

También debe ser inmaterial porque si fuera material tendría movimiento.

Dios no tendría nada en potencia o sea una forma para devenir en algo diferente con una finalidad, sino que es acto puro, la pura realidad que es, la causa primera de todas las cosas.

Dios sólo piensa en si mismo, es pensamiento del pensamiento y todas las cosas y las jerarquías de las cosas están en el pensamiento divino y van siendo en virtud de ese pensamiento.

Aristóteles logra darle al pensamiento realista espontáneo de todo ser humano, forma filosófica, porque concuerda con el impulso del hombre.

Fuente: “Lecciones preliminares de filosofía”, Manuel García Morente.

Categorías: Filosofía Griega