Filosofía

Inicio General Aristóteles – El Realismo

Aristóteles – El Realismo

Publicado por Malena

La actividad de Dios no puede consistir más que en pensar, es pensamiento puro. Aristóteles.

Aristóteles traerá las ideas de Platón desde el cielo a la tierra para hacer que las ideas sean inmanentes a las cosas y no trascendentes, e introducirá la idea dentro de la cosa sensible y el hombre.

Aristoteles-El Realismo

Aristóteles es un discípulo de Platón pero como vemos tiene las siguientes objeciones contra la teoría de las ideas de Platón:

1) el dualismo, mundo sensible mundo inteligible
2) el mundo de las ideas tiene que ser infinito
3) si hay ideas de cada cosa tendrá que haber también ideas de relaciones entre las cosas
4) si hay ideas de lo positivo tendrá que haber idea de lo negativo
5) no explica la génesis de las cosas, es decir, cómo se producen
6) la condición trascendente le parece insostenible. Aristóteles no ve la necesidad de dividir las ideas de las cosas

Sin embargo, Aristóteles está de acuerdo con Platón en lo siguiente:

1) el ser de las cosas sensibles es problemático porque cambia
2) la explicación del ser problemático de las cosas sensibles consistirá en descubrir detrás de ellas lo intemporal y lo eterno
3) seguirá estableciendo una distinción conceptual entre la esencia y la existencia

Aristóteles distingue tres elementos en la cosa real, tal como la vemos:

1) sustancia (el sujeto, lo individual)
2) esencia(el predicado, lo que hace que sea lo que es)
3) Accidente(los predicados que no afectan lo que es)

y en una cosa distingue dos elementos: la materia y la forma.

La materia es aquello con que algo está hecho, la forma es la figura de los cuerpos, es aquello que hace que la cosa sea lo que es, aquello que le confiere unidad y sentido.

La forma es lo que a algo le da una finalidad, aquello para que sirve.

Por lo tanto, la génesis de las cosas se explicaría diciendo que la cosa adviene a ser lo que es porque su materia es informada, es plasmada, recibe forma y una forma que le da sentido y finalidad.

Cada cosa es lo que es porque ha sido hecha inteligentemente, como el escultor hace una estatua, como el carpintero hace una mesa. Todas las realidades existenciales han tenido que ser hechas por una causa inteligente.

La metafísica de Aristóteles desemboca inevitablemente en una teoría de Dios, porque una existencia común no es necesaria, es contingente, lo mismo podría existir que no existir, no hay razón para que exista o no exista.

Esa existencia no necesaria tiene un fundamento en otra, supone que ha sido producida por otra cosa existente y así sucesivamente.

Toda la serie de cosas que existen contingentes necesitarán una existencia no contingente que las explique, una existencia que sea ella por si misma necesaria. Esta existencia es Dios.

Para Aristóteles no hace falta prueba de la existencia de Dios porque es tan cierta como que algo existe.

Este algo necesario, Dios, es inmóvil porque el movimiento implica ser y no ser sucesivamente.

Dios es inmaterial porque si fuera materia sería móvil.

Dios es el acto puro, la pura realidad.

Dios es la causa primera de todo.

Dios no puede más que pensarse a sí mismo.

Cada una de las cosas y las jerarquías de las cosas están todas en el pensamiento divino. Ese pensamiento divino en el cual toda la realidad de las cosas está englobada, es el pensamiento de si mismo, en donde Dios piensa sus propios pensamientos, y al punto de pensar sus propios pensamientos van siendo todas las cosas en virtud de ese pensamiento creador de Dios.

La religión cristiana toma de la teoría platónica principalmente las nociones de dualismo y trascendencia y del pensamiento de Aristóteles esencialmente las razones de la existencia de Dios.

Categorías: General

Un comentario para “Aristóteles – El Realismo”