Filosofía

Inicio Filosofía Contemporánea El Movimiento Slow

El Movimiento Slow

Publicado por Malena

Un movimiento a nivel mundial desafía la tendencia del mundo actual de vivir una vida cada vez más veloz; porque considera que hay algo más importante que ganarle al tiempo.

Además de la búsqueda de sí mismo, el ser humano tiene que encontrar la forma de vivir con el ritmo del tiempo justo.

La vida apresurada termina siendo superficial, porque no hay tiempo para profundizar, no se puede estar seguro de nada, ni siquiera de sí mismo.

La velocidad atenta contra la familia, distancia a las amistades y repercute en la sociedad, porque todos estamos cortos de tiempo.

Los padres tienen poco tiempo para sus hijos y los hijos a su vez aprenden a estar tan ocupados como sus padres.

El ser humano tiene agotada su capacidad de espera y no puede gozar en el momento en que ocurren las cosas.

Hacer dos cosas al mismo tiempo es algo que antes se considerable imposible, pero ahora es lo que casi todos hacemos diariamente.

La gente come mientras mira televisión, habla por teléfono mientras conduce, hacen cinta mientras ve una película, cocina mientras al mismo tiempo lava la vajilla, cuelga la ropa, atiende el teléfono y la puerta.

El hecho de estar siempre atento a tantas cosas a la vez da como resultado que las cosas no se hagan tan bien como se deberían hacer.

Este exceso de estímulos hace que las personas se pongan nerviosas e incómodas cuando cesan.

Nadie puede estar sin hacer nada ni es capaz de aislarse un momento para bucear en su interior permaneciendo a solas con sus pensamientos, porque necesitan como una droga estar completamente ocupados haciendo algo.

Por eso, quien se atreve a interrumpir el libre flujo de la actividad desenfrenada en que está sumergido alguien, es agredido y hasta insultado.

La gente está tan impaciente y apurada que atropella a los demás cuando camina; se enfurece cuando maneja; ante el más mínimo indicio de lentitud se enoja; si sufre demoras en la caja de un supermercado se altera, se queja del tránsito e insulta a cualquiera que entorpece su camino.

El movimiento slow propone disminuir la velocidad en toda actividad humana, como la medicina, el trabajo, la educación, las actividades físicas o las tareas del hogar; incluso el sexo.

Aunque resulte difícil de creer, el intento internacional para lograr la desaceleración de la vida está teniendo buenos efectos; porque se hace evidente que al hacer las cosas más despacio se hacen mucho mejor y todo mejora alrededor cuando la vida se torna más calma y se termina con el apresuramiento.

Cada día son más las personas que se suman al movimiento slow cambiando su constante estado de ansiedad por una actitud más tranquila y relajada que les permite disfrutar cada cosa a su tiempo.

Esta forma de vida más sana es una nueva filosofía de la vida que propone no intentar ganarle al tiempo sino ser más sereno, respetuoso, callado, paciente y reflexivo, para que pueda disponer de más tiempo, hacer las cosas mejor y lograr relacionarse en forma más comprometida y verdadera con el prójimo y con todo.

El hombre descubre que esta forma que hacer las cosas en forma calma y tranquila hace que los resultados sean más rápidos.

De esta manera es como se recupera la serenidad y el equilibrio, sin necesidad de ser lentos sino dándole a cada cosa el ritmo necesario de tiempo.

La filosofía de la lentitud se puede definir como la filosofía del equilibrio en la forma racional de administrar el tiempo.

Fuente: “Elogio de la lentitud”, Carl Honoré.

Categorías: Filosofía Contemporánea