Filosofía

Inicio Filosofando Seguridad

Seguridad

Publicado por Ruben Avila

Ayer a la noche estaba frente a un semáforo en rojo. Suelo respetar las señales de tráfico, así que me paré, esperando a que cambiara de color, al verde, que por una convención acordada en algún despacho hace unos cuántos años, es la señal que indica que los peatones pueden cruzar la carretera. Así que, en cuanto el disco cambió de color, me dispuse a pasar a la otra acera. Lo hice con seguridad, dando un paso detrás de otro, y sin mayor problema.

seguridad

Sin embargo, a medida que iba avanzando comencé a recordar las palabras de Julio Cortázar en el Perseguidor cuando se preguntaba por qué teníamos confianza en que al día siguiente iba a salir el sol, qué clase de prepotencia es esa. Y así, según iba caminando, me imaginé de repente atropellado, unos segundos antes, por algún coche que había decidido dejar de respetar la señales de tráfico. Algo que, por otra parte, ocurre más a menudo que lo de que el sol no salga algún día.

Naturalmente, no solemos pensar que el coche que está ahí parado, está esperando a que crucemos la calle para atropellarnos. No lo hacemos porque entonces no podríamos vivir, estaríamos continuamente atemorizados por el miedo.
Pero, realmente, la seguridad que portamos en nuestro día a día no puede ser más que ficticia. Si analizáramos esas balizas en las que nos sostenemos, como las normas de tráfico, para transitar por la ciudad e interactuar con los que nos rodean nos temblarían las piernas.

Claro, sencillamente, si lo hiciéramos, no podríamos vivir. O las condiciones en las que lo haríamos serían mucho peores. En ocasiones hay que ponderar el miedo que se tiene a algo para comprobar que no merece la pena. Es evidente que necesitamos confiar en nuestra familia, en nuestros amigos, en nuestros compañeros de trabajo e incluso en ese conductor que está esperando ante el semáforo en rojo. Quizás, algún día descubramos que uno de nuestros amigos es un asesino, que algún familiar es un ladrón o que a lo que está esperando el conductor es a que crucemos para atropellarnos con saña. Pero hasta ese día no nos preocuparemos, o no lo haremos salvo que descubramos sólidos indicios de que deberíamos sospechar de que algo extraño y peligroso para nuestras vidas está ocurriendo.

Sin embargo, esta seguridad, que ya hemos visto que tiene un alto grado de ficción, nos abandona al enfrentarnos ante la posibilidad de la enfermedad, o del diferente… Aunque no tengamos más motivos para sospechar en tales circunstancias que en cualquier otra.

Al cruzar una carretera, podemos analizar la situación, podemos ver que hay señales de tráfico, como un semáforo, tanto para los peatones como para los automóviles; podemos comprobar que el disco que ven los peatones está en verde, mientras el de los automóviles está en rojo; podemos recordar nuestro conocimiento adquirido sobre las normas de tráfico que nos indican que cuando el semáforo se pone verde para los peatones, estará rojo para los coches y que es en verde cuando podemos cruzar; por último, nos podemos remitir a nuestra experiencia, que nos mostrará que normalmente es seguro cruzar en verde.

En realidad, toda esa argumentación la elaboramos a nivel inconsciente, probablemente no nos percatamos de que lo hacemos. Pero parece un buen análisis de la situación. Entonces, ¿por qué no llevarla a cabo en esas situaciones que el miedo irracional nos invade y paraliza?

Imagen: blogdelaautoescuela.com

Categorías: Filosofando