Filosofía

Inicio El Idealismo Kant, y la exposición metafísica del tiempo

Kant, y la exposición metafísica del tiempo

Publicado por Malena

Se trata de una teoría del espacio y el tiempo como forma y fundamento de la sensibilidad.

Una proposición de la física contiene elementos empíricos que provienen de la experiencia en el aquí y ahora mediante experimentación, pero también consta de otros elementos que son universales, verdaderos y necesarios que provienen de la razón pura que coinciden con la experiencia.

Kant y la exposición metafísica del tiempo

El propósito de Kant es investigar los elementos puros “a priori” que provienen de la razón, que junto con los proporcionados por los sentidos forman el conocimiento natural científico total.

Kant hace una exposición metafísica y luego una exposición trascendental del tiempo para demostrar que son posibles los juicios sintéticos y “a priori” en la aritmética, o sea la aritmética pura, independiente de la experiencia.

La exposición metafísica del tiempo va a demostrar que el tiempo es “a priori”, o sea independiente de la experiencia; y en segundo lugar que es una intuición, no una cosa, sino una forma pura.

El tiempo deviene, acontece. Al igual que el espacio, que podemos concebirlo sin el objeto pero no concebir el objeto sin el espacio; también el tiempo se puede concebir sin el acontecimiento pero no se puede concebir el acontecimiento sin el tiempo.

El tiempo es intuición no concepto, es una unidad mental, porque existe sólo un tiempo y sólo podemos intuirlo, aprehenderlo en forma inmediata.

En la exposición trascendental del tiempo, Kant muestra que el tiempo, como el espacio, es una forma de la sensibilidad, la condición de la posibilidad de los juicios sintéticos y “a priori” en la aritmética.

Se necesita intuir el tiempo para hacer operaciones de aritmética y eso lo hacemos “a priori” o sea por intuición, basados en la suposición de la sucesión de los momentos en el tiempo.

Es decir, que suponiendo la intuición pura del tiempo “a priori” se puede construir la aritmética sin ninguna necesidad de experimento alguno.

El tiempo es una forma de nuestra sensibilidad, de nuestras vivencias, por eso, la aritmética, construida sobre esa forma tiene aplicación perfecta en la realidad.

De este modo Kant llega a la conclusión de que el espacio y el tiempo son formas de nuestra sensibilidad, o sea de nuestra capacidad de percibir; externa porque se presenta ante nosotros, e interna porque nos damos cuenta que lo estamos percibiendo. En cambio el espacio es únicamente una forma de la sensibilidad externa.

Por esta razón de privilegio que tiene el tiempo, como forma de sensibilidad interna y externa, la geometría y la aritmética son dos ciencias que se compenetran mutuamente; con la posibilidad de convertir la geometría en ecuaciones o una ecuación en una figura; y junto con el álgebra en el cálculo infinitesimal.

Toda la matemática es un sistema de leyes “a priori” que se imponen a toda percepción sensible, porque el espacio y el tiempo, base de las matemáticas, son formas humanas de percibir las cosas, estructuras “a priori”, fuera de la experiencia, que ponemos en nuestras sensaciones para poder conocer los objetos.

Esta teoría Kant la denomina estética trascendental. Estética significa percepción, o sea la teoría de la facultad de tener percepciones sensibles y la teoría de la sensibilidad como facultad de tener percepciones.

El término trascendental significa la condición que descubro en un objeto, puesta por el sujeto en el objeto, para poder conocerlo.

La estética trascendental es la base del Idealismo Trascendental, o sea la Teoría del Espacio y del Tiempo como formas de la sensibilidad, que elimina la cosa en sí.

El Idealismo Trascendental tiene el propósito de encontrar las condiciones que tiene que tener el objeto para ser conocido, condiciones que el objeto no podrá tener en sí y por sí, sino que serán puestas por el sujeto “a priori” en el objeto.

El objeto puede ser conocido en tanto sea objeto de un sujeto y el sujeto en tanto sea un sujeto para conocer un objeto. Las cosas, que Kant denomina fenómenos, sólo son conocidas en cuanto son objetos para mí, percibidas en correlación objeto sujeto.

La estética trascendental es la condición de la posibilidad del conocimiento de los objetos que el sujeto pone en ellos (espacio tiempo) y lo que determina “a priori” su forma.

Categorías: El Idealismo