Filosofía

La Bondad

Publicado por Malena

La bondad designa un valor a la conducta humana. Es la inclinación natural a hacer el bien e indica blandura y apacibilidad de genio.

La bondad es el bien moral, es lo útil, conveniente, sano y agradable, lo recto, beneficioso, propio y adecuado.

Para Platón el bien es el origen de todo Ser que está más allá de todos los seres.

Para Plotino el bien es el origen de la realidad, Dios, origen del Ser y del conocer.

La filosofía medieval sigue este concepto identificando Bien y Dios y llamando bueno lo que es semejante a Dios, que es la postura de Santo Tomás de Aquino.

Lo bueno y lo que existe es idéntico. Esta afirmación se basa en que todo ente en tanto que es acto es perfecto, y por tal es apetecible.

Hegel toma esta subordinación metafísica haciendo coincidir la realidad con el bien.

Aristóteles sostenía la tesis de que la apetencia es la que define el bien y no al revés, afirmando en ciertos textos que los bienes poseen una perfección objetiva.

Para los estoicos, que tienen una postura subjetivista, el bien es objeto de elección. Esta postura subjetivista es retomada en el renacimiento y Hobbes fue el que la sostuvo con mayor firmeza: lo que es objeto de apetito humano es bueno, lo que es objeto de aversión es malo.

Para Spinoza, algo es bueno cuando nos esforzamos por ello o lo apetecemos; y para Locke, bien es lo que nos produce placer y mal lo que nos produce dolor.

Siguiendo esta postura, Leibniz considera bien lo que nos produce un placer espiritual.

La misma tesitura adopta Kant pero aportando algo importante, referir el bien a la esfera de lo conceptual, de lo normativo.

El bien para Kant, en relación al hombre, tiene un carácter subjetivo y en la esfera de la finalidad el bien es un valor objetivo.

Nietzsche propuso superar la dicotomía bien/mal sustituyendo el concepto de bien por el de valor.

Shakespeare nos dice que no hay nada bueno o malo, que es el pensamiento lo que hace que las cosas sean buenas o malas.

No poder registrar las cosas buenas que pasan a nuestro alrededor es no tener la capacidad de ser bondadoso y no estar en sintonía con la naturaleza, porque los otros son los espejos de nosotros mismos.

La bondad se relaciona con la empatía, la compasión y la inteligencia emocional; o sea poder ponerse en el lugar del otro, ser considerado y estar a su disposición sin condiciones.

Sigmund Freud nos dice que la ciencia aún no ha podido descubrir un medicamento capaz de tranquilizar como lo hacen unas pocas palabras bondadosas.

Para Ernest Hemingway la bondad se relaciona con la alegría; y si esto es así, los buenos tienen una vida mejor y pueden relacionarse en forma positiva.

La bondad es principalmente una actitud virtuosa hacia los demás y forma parte del amor, de la fortaleza humana y de la trascendencia.

Para saber qué tan buenos podemos llegar a ser lo mejor es practicar la bondad y hacer de ella un hábito.

Entonces, ¿por qué hay tanta maldad en el mundo?, porque los seres humanos prefieren vivir en el error, sin ver más allá de lo concreto y creyendo que pueden eludir su conciencia. Pero nadie puede huir de sí mismo.

Fuente: “Enciclopedia Salvat”.

Categorías: Diccionario de Filosofía