Filosofía

Inicio Ciencia y Filosofía El Campo Cuántico y la Unidad del Cosmos

El Campo Cuántico y la Unidad del Cosmos

Publicado por Malena

El hombre con su conciencia influye en la naturaleza

Nuestras emociones y sentimientos ejercen una influencia a cada momento en el mundo circundante.

El hombre y la naturaleza son una unidad y se afectan mutuamente. El clima puede cambiar nuestro estado de ánimo, un día de sol nos alegra, el frío y la lluvia nos pone melancólicos, un día tibio de sol nos hace sentir felices, las catástrofes naturales pueden ocasionarnos temor y pérdidas.

El Campo Cuántico y la Unidad Cósmica

A su vez las palabras, los pensamientos y las ideas de los hombres, pueden causar un gran impacto en los demás y en el ambiente.

Esta afirmación puede parecer no científica sin embargo la ciencia ha avanzado mucho y la mecánica cuántica y la ingeniería genética nos muestra una realidad diferente de cómo la conocíamos.

David Bhom (1916-1992), que en vida se dedicó a la física cuántica y a la filosofía, denomina orden explícito al mundo que percibimos y orden implícito a la interioridad.

Sostiene Bhom, que cada parte del orden explícito (el universo) contiene la información de todo el universo, de donde se puede inferir que en cada célula humana individual se encuentra toda la información del universo e incluye el tiempo.

De modo, que el hecho de existir en el aquí y ahora está contenido en la información del universo, con el pasado, el presente y el futuro.

Bohm explica esto diciendo que a cada instante del tiempo, se proyecta un aspecto del universo interior, lo que produce la creación del presente, el siguiente momento es otra proyección con un aspecto diferente y así continuamente.

Cada momento tiene una influencia en el siguiente que es la que nos da la ilusión de continuidad. De manera que el mundo es creado constantemente y nuestra conciencia interviene, y todos sabemos que ser consciente de lo ocurrido con anterioridad puede modificar la realidad.

Toda vibración se expande por todo el planeta en forma inmediata porque además del mundo que percibimos existe otro distinto que no vemos, fuera del espacio y el tiempo que es capaz de transmitir información al instante.

Rupert Shaldrake, biólogo británico, propone en su teoría de la resonancia mórfica, que los acontecimientos tienen la capacidad de vibrar igual que los sonidos. Llama campo mórfico al campo del suceso y resonancia mórfica al fenómeno que explica la repetición de hechos similares en el campo mórfico con la capacidad de copiar el hecho.

Esta teoría explicaría los acontecimientos que vuelven a repetir cuando ocurren más de una vez.

Según la teoría de la probabilidad un suceso que ocurrió dos veces tiene más probabilidades de que ocurra tres, en tanto que un hecho que ocurrió una vez sola tiene menos probabilidades de que vuelva a ocurrir.

Con las sustancias ocurre lo mismo, cuando una sustancia adopta un comportamiento inusual, que podríamos atribuir al azar, es común que vuelva a repetirse este fenómeno con la misma sustancia.

El Dr.Shaldrake realizó muchos experimentos para tratar de probar su teoría y llegar a comprobar que cuando alguien toma conciencia de algo nuevo, las demás personas tienden también a hacerse conscientes de ello.

De acuerdo con esta teoría el ADN no es el único responsable de que las personas de la misma familia tengan rasgos parecidos, la resonancia mórfica también puede contribuir a ello.

Esto explicaría también la conciencia o memoria colectiva, los mismos inventos simultáneos en distintas partes del planeta, los patrones arquetípicos y las coincidencias.

La resonancia mórfica, según Shaldrake, cuando se extiende, lo hace a todo el espacio tiempo provocando cambios instantáneos.

El Dr. Shaldrake actualmente está haciendo experimentos estadísticos para probar el efecto que la observación tiene sobre lo observado y el fenómeno de la telepatía.

Categorías: Ciencia y Filosofía

3 comentarios para “El Campo Cuántico y la Unidad del Cosmos”


  • Quería comentar respecto de este artículo el siguiente fenómeno: Soy abogada y trabajo constantemente -es obvio- con juicios en el tribunal, con casos que me traen las personas, con sus preocupaciones, etc.
    Respecto de ciertos casos donde el cliente hace mucho no viene a verme, basta que a la mañana yo consulte el caso en tribunales, que lo pida en la mesa de entrada, y lea un poco su expediente, o bien discuta con un empleado porque no me quiere dar el expediente (es decir, en general: que a la mañana yo me preocupe por el caso y «haga fuerza» por él), que a la tarde invariablemente el cliente me llama o viene a verme.
    Es casi mágico.
    Estoy segura de que ese pensamiento llega hasta el cliente y siente la compulsion de venir a verme. De alguna manera, «los llamo».
    Adela.

  • Hola Adela, es real lo que te ocurre. Es un fenómeno que la gente atribuye a la casualidad porque aún no hay pruebas científicas sobre el elemento que transmite los pensamientos en un campo. Pero no es necesario que se encuentre la explicación científica sólo es muy conveniente conocer esta propiedad que tiene la realidad para sacar provecho de ella. un beso, malena

  • ¿Según la teoría de la probabilidad un suceso que ocurrió dos veces tiene más probabilidades de que ocurra tres, en tanto que un hecho que ocurrió una vez sola tiene menos probabilidades de que vuelva a ocurrir?

    ¿Cuál es esa teoría de la probabilidad? La estadística (que supongo es a lo que se refiere) no dice nada de que algo que ocurre tiene desde ese momento más probabilidades de ocurrir. El problema es que los humanos no tenemos buena intuición acerca de las leyes de la estadística. Por eso cuando algo «extraño» sucede, mirándolo con la estadística en la mano, no resulta tan raro. Es una probabilidad que se ha cumplido, aunque nosotros nos empeñemos en buscarle un sentido o algo «místico» detrás.

    «cuando una sustancia adopta un comportamiento inusual, que podríamos atribuir al azar, es común que vuelva a repetirse este fenómeno con la misma sustancia.»

    ¿a qué se refieren en concreto? estaría bien un ejemplo… Si no, estamos en palabrería fácil.

    Un saludo.