Filosofía

Inicio Grandes Filósofos Noam Chomsky I: Filosofía de la lingüística

Noam Chomsky I: Filosofía de la lingüística

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Noam Chomsky es un lingüista y filósofo estadounidense nacido en 1925. Y esto es todo lo que vamos a decir sobre su biografía. Por lo demás, vamos a dedicarle dos artículos a este autor. El primero de ellos, este, lo dedicaremos a su filosofía de la lingüística, es decir, a la concepción filosófica que tiene sobre su quehacer como lingüista, sobre esta disciplina, sobre su objeto de estudio, etc. En cuanto al segundo post, lo dedicaremos a su pensamiento político, más popular que su concepción de la lingüística, pero no por ello más interesante.

Lingüística y psicología psicología cognitiva

Noam-Chomsky

Noma Chomsky

Desde el punto de vista de Chomsky, la lingüística sería una ciencia continua con la psicología cognitiva, en la medida en que su objeto de estudio es un caso particular del conocimiento humano. En efecto, la lingüística consiste en el estudio de la estructura de los lenguajes humanos. Para caracterizar esta estructura, se necesita una teoría del conocimiento del lenguaje que tienen los hablantes, esto es, una teoría de la competencia lingüística. Desde este punto de vista, la lingüística es caracterizada por Chomsky como una rama de la psicología cognitiva que estudia, de manera específica, las estructuras mentales responsables de la competencia lingüística de los hablantes.

A partir de aquí, la idea es que la teoría de la competencia nos ayude a averiguar qué ristras de palabras pertenecen a la lengua del hablante en cuestión y, a partir de aquí, elaborar una gramática que nos permita generar todas las cadenas de palabras que estén bien formadas y solo estas.

La gramática universal

La noción de «gramática» es utilizada por Chomsky en dos sentidos. En el primero de ellos, con «gramática» se refiere a la teoría de la estructura del lenguaje que formulan los lingüistas. En el segundo sentido, se refiere a un componente que se encuentra en el interior de la mente del hablante-oyente. La gramática, como teoría de los lingüistas, debe proporcionar un modelo de la competencia lingüística de un hablante-oyente ideal, esto es, de un hablante-oyente abstracto, cuya competencia lingüística no se ve afectada por cuestiones contigentes como la memoria, lapsus, etc. Desde esta perspectiva, este hablante-oyente ideal es capaz de generar infinitas estructuras bien formadas y de distinguir las bien formadas de las que no lo están.

Chomsky postula así una gramática universal, una especie de «órgano» del lenguaje, la cual consiste en un conjunto de reglas (o axiomas) a partir de los cuales los niños generan la gramática particular de la lengua a la que son expuestos de pequeños. La concepción del lenguaje predominante hasta que apareció Chomsky era conductista. Según este punto de vista, los niños aprenden el lenguaje por exposición directa a eventos lingüísticos: a su alrededor la gente habla y le hablan al niño. Y este imita esta conducta por ensayo y error. Sin embargo, el resultado es un hablante-oyente capaz de generar infinitas secuencias bien formadas (gramaticales) en su lengua y de entenderlas. La concepción conductista tiene el problema de que no explica cómo los niños, que en realidad tienen una experiencia lingüística muy limitada y fragmentada, pueden llegar a adquirir tal competencia lingüística.

Por otra parte, otro fenómeno que lleva a la postulación de la gramática universal es el hecho de que todos los niños aprenden a hablar su lengua nativa más o menos a la misma edad, con independencia de su cultura, religión, estatus social, etc. La gramática universal, como un elemento innato de los seres humanos, entendida como ese «órgano» del lenguaje, es la mejor explicación a este hecho.

Así, los seres humanos venimos equipados de serie con una gramática universal, que se distingue de las gramáticas particulares de las diferentes lenguas (el inglés, el francés, el latín, el chino, etc.). Para referirse a las distintas lenguas a las que son expuestos los humanos, Chomsky utiliza la expresión «lenguaje-E», que hace alusión a que son lenguajes externos; para hablar de la facultad del lenguaje que todos los humanos tienen, Chomsky utiliza la expresión «lenguaje-I». La «I» hace alusión a que es algo interno (e innato).

A esta concepción del lenguaje Chomsky la llamó cartesiana. Sin embargo, en realidad tiene más tintes kantianos y leibnezianos que cartesianos.

Categorías: Grandes Filósofos

2 comentarios para “Noam Chomsky I: Filosofía de la lingüística”


  • La teoría de Noam Chomsky me parece muy interesante pero como explicaríamos que algunos nativos de alguna comunidad como la Otomí – Lenguaje»I»- (en el Estado de México) en México, tengan deficiencias al utilizar la gramática universal cuando se comunican con otras personas utilizando el lenguaje oficial (español) de México-lenguaje «E»- al no articular las palabras y el uso de más extenso de las mismas.

  • Esteban Galisteo Gámez octubre 28, 2014 a las 11:16 am

    Hola. En realidad la gramática universal (el Lenguaje-I) es algo con lo que nacemos. No es una lengua que se hable (Lenguaje-E: español, inglés, otomí, etc.), sino un conjunto de reglas que conocemos tácitamente (sabemos usarlas, pero no las sabemos formular ni sabemos que las sabemos) y a partir de las cuales el niño es capaz de desarrollar la gramática de la lengua que hablan a su alrededor sus cuidadores (la gramática de su lengua materna). Lo que intenta explicar Chomsky con esta teoría son dos hechos que, a su juicio, debe explicar la lingüística: por un lado, que con la experiencia lingüística tan fragmentaria que tenemos, lleguemos a desarrollar una competencia lingüística tan grande como la que tenemos y, por otro, que todos los niños (se entiende, los niños que nacen sin enfermedades, ni deficiencias, etc.) aprenden a hablar a la misma edad, independientemente de su cultura. Esto es lo que lleva a Chomsky a buscar causas naturales y, más concretamente, biológicas.

    Así que no es raro que los Otomí tengan dificultades al expresarse en español, si el español no es su lengua materna, ya que la segunda lengua no se aprende de la misma manera que la lengua materna. La lengua materna la desarrolla el niño a partir de la gramática universal y algo de experiencia lingüística (lo que le dicen sus mayores y oye a su alrededor). El niño es como un pequeño lingüista que llega a un país extraño, dotado de una gramática de la que se puede derivar la gramática de cualquier lengua de las que se hablan en el mundo (y de las que se han hablado en el pasado y de todas las que se podría hablar en el futuro). Es algo muy instintivo, no es algo que haga el niño porque vaya a encontrar trabajo, simplemente lo hace, igual que los gatos aprenden a cazar de pequeños. Sí, la madre les enseña, pero todos los gatitos tienen una disposición natural a aprender dicha conducta.

    Como todo científico pionero (Chomsky revolucionó la lingüística), se equivocó en muchas cosas, aunque hay cosas en las que dio en el clavo, como por ejemplo que el cerebro está bastante bien dotado para la sintaxis.