Filosofía

Inicio Grandes Filósofos Nietzsche en su madurez

Nietzsche en su madurez

Publicado por Malena

Una vez que logró el nombramiento como profesor de filología clásica en la Universidad de Basilea, Nietzsche sentía por un lado el honor de ser catedrático pero por otro la obligación de continuar una carrera académica que no le permitía expandirse intelectualmente.

Sin embargo las clases le proporcionaron un contacto con la educación real, tema que fue de importancia en su pensamiento.

Nietzsche, en su madurez

La relación con Richard Wagner fue un aspecto relevante en su vida y ni bien se instaló en Basilea, lo visitó asiduamente.

Wagner que tenía 56 años, convivía con Cosima, de 24 años, hija de Franz Liszt, que aún estaba casada con Hans von Bülow, afamado director.

Nietzsche veía en Wagner al artista capaz de terminar con la decadencia del espíritu occidental heredado de la Grecia clásica. Por su parte, Wagner también lo apreciaba a él por su talento como escritor.

Sin embargo, dos años después se enemistaron debido a la admiración de Nietzsche por la obra de Johannes Brahms, cuyo contenido musical giraba en torno a la idea de la justicia.

Esa era una de las divergencias que tuvieron; y la otra era su diferente interpretación sobre la guerra y las expectativas posteriores; porque Wagner se había aburguesado y sus propósitos eran más personales que ideales.

A los 32 años Nietzsche y se reunió por última vez con Wagner en Sorrento, Italia.

Dos cuestiones desilusionaron profundamente a Nietzsche, la discriminación que Wagner hizo de su amigo Paul Rée por ser judío, considerándolo por su condición indigno de su amistad y el giro cristiano que había tomado Wagner en su obra Parsifal.

Los diez años pasados en Basilea fueron muy productivos para Nietzsche porque además de su actividad como catedrático desarrolló allí su filosofía a pesar del deterioro que sufrió su salud. Padecía de severos dolores de cabeza, vómitos y dolores oculares.

A los 36 años Nietzsche ya se veía obligado a estar ausente de sus clases semanas enteras por cuestiones de salud.

Finalmente, a los cuarenta y un años abandonó la cátedra por enfermedad y el cantón de Basilea le otorgó una renta anual de tres mil francos suizos.

Los años siguientes fueron de peregrinaje, buscando lugares favorables para su salud.

Nietzsche se da cuenta en esos años que es la soledad la que le da la oportunidad de desplegar su espíritu y mantiene una actividad literaria intensa que le permite plasmar la mayor parte de su obra de la madurez.

A los 38 años fue invitado por Malwida von Meysenburg a Roma donde pasó unos días con Rée y conoció a Lou Salomé, comenzando allí un triangulo amoroso entre Rée, Salomé y él, que tanto lo hizo sufrir.

Pero los celos y la envidia acabó con esa trinidad de amigos y Nietzsche se marchó sólo, alternando sus estadías en distintos sitios según el clima.

A los 44 años, su salud mental comenzó a flaquear y fue desmejorando con el tiempo hasta terminar con su vida intelectual.

Estuvo internado en una clínica psiquiátrica en Jena durante un año, luego fue trasladado a su hogar de la infancia en Naumburg.

Sus últimos días los pasaría en el hogar materno, luego de la muerte de su madre. Muere en 1900, un año después de que se publicaran sus obras completas

Heinrich Köselitz (1854-1918) conocido como Peter Gast, fue el discípulo y amigo de Nietzscheque lo ayudó con sus escritos, se ocupó de la preparación y corrección de sus obras y lo acompañó hasta su muerte, dedicándose posteriormente a la edición de sus trabajos.

Pero la hermana de Nietzsche los haría destruir para apoderarse de ese legado; consiguiendo que le concedieran los derechos de las ventas.

Fuente: “Colección Grandes Pensadores, Nietzsche.” Vida, Pensamiento y Obra. Ed. Planeta DeAgostini, 2007.

Categorías: Grandes Filósofos