Filosofía

Inicio General La Teoría de los Equilibrios Puntuados

La Teoría de los Equilibrios Puntuados

Publicado por Malena

Niles Eldredge, paleontólogo norteamericano del American Museum of Natural History de New York, especializado en la Teoría de Darwin, propuso en 1972, junto con Stephen Jay Gould, la teoría de los equilibrios puntuados, refiriéndose con esta singular denominación, a que la evolución se habría producido a saltos, o sea mediante la alternancia de momentos de grandes cambios con extensos períodos de tiempo de estabilidad.

la teoría de los equilibrios puntuados

Eldredge fue entrevistado por Mariana Morando y Luciano Ávila del CENPAT, para la revista Ciencia Hoy, en oportunidad de su visita al Centro Nacional Patagónico (CENPAT) del Conicet y a la Península Valdés, en Puerto Madryn, en diciembre de 2008.

Eldredge está convencido que cuando Darwin llegó a Galápagos creía que la vida había evolucionado, pero no pensaba en la selección natural.

Según Darwin, las especies nacían y morían de la misma manera que los individuos; pero cuando visitó Galápagos se llegó a convencer de que la idea de la evolución de los seres vivos era verdad.

Su conclusión fue que los géneros no desaparecen totalmente en un determinado momento y que cuando se extingue un género no indica que desaparecerán otros.

Para Eldredge es importante conocer el proceso del pensamiento de Darwin como evidencia que sustenta la teoría de la evolución.

Sin embargo, Wallace, que había llegado a la misma conclusión, aceptaba como válida la teoría evolucionista de Darwin para explicar la evolución física del hombre y su relación con otros primates pero no la aceptaba como válida para los seres humanos en cuanto a la naturaleza del hombre y la conciencia. No obstante, el hecho de que Wallace haya llegado a descubrir la evolución fortalece la veracidad de esta teoría.

Theodosius Dobzhansky (1900-1975) genetista y biólogo ucraniano que trabajó en los Estados Unidos en los años treinta, señaló que la evolución tiene distintos niveles: el nivel individual y el nivel poblacional.

Existe una discontinuidad en la diferencia genética entre especies pero hay continuidad en las poblaciones y discontinuidad entre individuos.

Según Eldredge, la selección natural se produce en las poblaciones.

Existe un factor, que Darwin no distinguió, que es la función esencial del aislamiento geográfico en la formación de nuevas especies que explicaría los hallazgos fósiles que muestran estabilidad de los organismos por períodos muy largos.

Este reconocimiento del aislamiento relacionado con la formación de nuevas especies es lo que trata la teoría de los equilibrios punteados.

Los recambios produjeron la desaparición de muchas especies que no se relacionaban entre si, porque se produjeron a nivel de los ecosistemas y tuvieron rápida evolución; algunas se extinguieron, otras se mantuvieron y otras nuevas aparecieron sujetas a evolución.

Las observaciones indican que las variaciones geográficas dan lugar a nuevas especies y estos períodos de cambios alternan con largos períodos de no cambio tanto en la geografía como en las especies.

La selección natural actúa sin variaciones creando pocas diferencias que permiten a las poblaciones sobrevivir como especies separadas y después de las extinciones masivas el patrón consiste en el reemplazo y la estabilidad en el tiempo.

Eldredge afirma que el ambiente es determinante para explicar los fenómenos de extinción y de selección; aunque reconoce que existe también alguna selección sexual independiente del ambiente.

En los Estados Unidos existen escuelas públicas que no aceptan que se enseñe la teoría de la evolución, por estar en contra de las teorías creacionistas, aunque muchos jueces han dado lugar a que toda objeción a esta teoría sea excluida de la educación pública.

Esta postura incluye también a teorías como la del diseño inteligente, que también se considera de índole religiosa y que tampoco acepta la evolución.

La religión tampoco aceptaba que la Tierra no era el centro del universo, sin embargo aceptar estos descubrimientos no significa cambiar el verdadero espíritu de la fe.

Lo mismo seguirá ocurriendo con los extraordinarios adelantos tecnológicos y científicos que se refieran a distintos niveles de análisis de la realidad, los cuales tampoco desvirtuarán a las creencias, sólo les permitirán evolucionar.

Categorías: General