Filosofía

Inicio Filosofía y Arte ¿Qué es la música?

¿Qué es la música?

Publicado por Ruben Avila

Los escépticos miraban con malos ojos a la música. O, mejor dicho, a la concepción que tenían la mayoría de los griegos sobre ella. La importancia de las escuelas pitagórica, platónica o estoica habían influido para que el status de la música fuera especial, se la considerase algo así como mágica, capaz de modificar el alma de las personas, siendo el oído musical un signo, para algunos, de erudición.

qué es la música

Como ya vimos en nuestro anterior post, que estas ideas fueron rebatidas por los escépticos lo comprobamos a través de los escritos de Sexto Empírico. O, cuando menos, trataron de ser rebatidas. Sus argumentos no tienen por qué convencer a todos. En realidad, nosotros nos limitamos a exponerlos, lo que no quiere decir que estemos de acuerdo ni en contra de ellos.

Hecha la aclaración, conviene que nos centremos en otro argumento, también de Sexto Empírico, que no expusimos en el artículo anterior y que es probablemente más interesante que el resto, aunque sólo sea por su radicalidad. Es un ataque tan frontal a la música que es difícil quedar indiferente.

¿La música? ¿Eso qué es?

La argumentación en este sentido tiene una conclusión sorprendente: la música no existe. Así, sin circunvalaciones. Naturalmente, dicho de esta forma, parece un absurdo, ¿cómo no va existir la música? Bien, veamos un poco qué nos cuenta Sexto Empírico sobre el asunto.

Sabemos que la música está compuesta por sonidos, así que si no existieran los sonidos, tampoco podría existir la música. Claro, lo que ocurre es que según Sexto sucede que aquéllos no existen, así que ésta tampoco puede hacerlo.

Para sustentar sus tesis, Sexto acude a otros pensadores, como los cirenaicos, que aseguraban que solamente existen las impresiones, así que si por sonido en lugar de la impresión entendemos lo que la provoca, no habría sonidos; también recuerda la tesis platónica por lo que lo único realmente existente son las ideas, siendo todo lo demás mero reflejos de ella; y, por último, también recurre a Demócrito, según el cual tan sólo existen los átomos.

Además, un sonido es algo que no es firme, surge y se transforma inmediatamente, en el tiempo. Así que en cuanto surge deja de existir. Y, claro, recordemos, si no hay sonidos tampoco hay música.

Esta tesis nos puede parecer sumamente radical y, probablemente, errónea. Pero deberíamos ir un poco más allá, y no quedarnos en la apariencia. Podemos entender si queremos que los escépticos aseguran que la música no existe. Sin embargo, también podemos suponer otra conclusión, quizás más interesante: lo que no existe es la música independiente del hombre, de sus sensaciones. Así que la música tan sólo sería una experiencia, por lo que carecería de valores inmutables y objetos, más bien al contrario, sus valores serán subjetivos y en continuo cambio, en completa dependencia del concepto que tenga el ser humano de ella. Si la música influye en el hombre, se verá igualmente influida por él.

Es en este sentido que tal vez debamos entender la conclusión escéptica. Y, en este sentido, ¿ahora estamos más de acuerdo con ellos o todavía menos?

Imagen: cosafacil.blogspot.com.es

Categorías: Filosofía y Arte