Filosofía

Inicio Filosofía Oriental Respiración controlada y posturas yoga

Respiración controlada y posturas yoga

Publicado por Malena

La respiración es una función vital que nos revela la conexión del ser humano con su ambiente y su relación con todos los seres vivos de la naturaleza.

Al respirar, inhalamos oxígeno y otros gases imprescindibles para la vida y exhalamos anhídrido carbónico, que es esencial para la vida vegetal, que a su vez produce el oxígeno que necesitamos para nuestra subsistencia.

respiración controlada y posturas yoga

Los hindúes creen que el alma entra en el cuerpo humano con el primer aliento, momento en el que se encarna en otro ser, según la doctrina de la reencarnación.

Para el Yoga, la vida contiene una cantidad de respiraciones determinadas, de modo que cuanto más lento respiremos mayor será la fuerza vital que tendremos y mayores posibilidades tendremos de evitar los achaques propios de la vejez y de prolongar nuestra vida.

Swani Sirvananda, es uno de los exponentes espirituales más importantes de la India. Esta cosmovisión sostiene que todo lo que tiene vida en este mundo es una manifestación del principio universal de la energía o Prana.

Esta energía es una fuerza que hace posible toda expresión, pensamiento, función o movimiento.

El prana o energía lo obtenemos a través de los alimentos, del agua, del aire, del sol, etc.

Las personas que practican las posturas de Yoga y los ejercicios de respiración y relajación, que se nutren adecuadamente con alimentos sanos, que tienen pensamientos positivos, y que meditan; concentran gran cantidad de energía en su interior para ellas mismas y también para expandir a su alrededor.

Los ejercicios de respiración, benefician el funcionamiento de los órganos, fortalecen el sistema inmunológico, favorecen la digestión y benefician el sistema nervioso.

Además, también cambian el estado de ánimo, mejorando el buen humor, aumentando la fortaleza, el vigor, la alegría de vivir , el entusiasmo y la capacidad de concentración.

Una personalidad vibrante, poderosa y equilibrada es la de una persona que ha aprendido a manejar su energía vital.

Quienes logran imaginar la energía fluyendo de sus manos, pueden brindar su Prana a los que los rodean y mejorar su salud. Cuanto más se entregue energía a otros más energía entrará en uno mismo del ambiente y una forma de recargar energía en forma inmediata es reteniendo la respiración.

Un ejercicio práctico y fácil para mejorar la respiración y hacerla más armoniosa y rítmica consiste en realizar una inspiración contando mentalmente cuatro segundos y manteniendo el aire en los pulmones durante otros cuatro segundos. Luego hay que exhalar durante cuatro segundos y finalmente mantener los pulmones vacíos de aire durante otros cuatro segundos.

La alimentación sana y ligera es importante, debiendo incluir alimentos frescos y agua pura; y se debe procurar respirar aire limpio y tomar sol prudentemente.

El ejercicio de respiración es una forma fácil de mejorar el funcionamiento del cuerpo y de apaciguar el espíritu.

La práctica de las posturas yogas estimulan los centros de energía del cuerpo, que son los que regulan todas nuestras funciones orgánicas, emocionales, mentales y espirituales.

Cualquier experiencia traumática también puede influir en estos centros y alterar el funcionamiento del cuerpo y la psiquis.

La meditación diaria aporta serenidad a nuestras vidas, disminuye el estrés y permite encarar los hechos cotidianos en su justa dimensión, sin comprometer la salud física y psíquica; y además nos ayuda a entender la realidad y ver más allá de nuestros condicionamientos.

Es un recurso inestimable para enfrentar los desafíos de esta época, que nos permite tomar distancia de los problemas y encontrar soluciones creativas.

La meditación nos conecta con la fuente de la creatividad, que es el campo virtual donde se encuentran todas las ideas posibles, que están a nuestro alcance cuando entramos en estado de conciencia más elevados.

Todos podemos acceder a estos estados de conciencia con el debido entrenamiento y hacer posible el logro de todos nuestros objetivos.

Categorías: Filosofía Oriental