Filosofía

Inicio Filosofía Oriental Biografía de Mahoma

Biografía de Mahoma

Publicado por Malena

Toda religión es una cosmovisión

Los orígenes de las religiones son las intuiciones y las visiones que tienen los hombres para recuperar la moral de sus pueblos

Mahoma fue un profeta preocupado, como los antiguos filósofos tanto de oriente como de occidente, por los problemas de su comunidad, en este caso, inmersa en el paganismo, la falta de moral y los excesos.

Mahoma-Biografia

Nació en La Meca, parte Noroeste de Arabia Saudita, en el siglo VI. después de Cristo.

Era hijo de un comerciante que murió cuando él tenía seis años, falleciendo su madre poco tiempo después.

Fue criado por su anciano abuelo quien se ocupó de su educación y que dos años después también falleció.

Su segundo tutor fue su tío paterno, persona bondadosa perteneciente a un clan numeroso, que lo crió junto a su hijo y lo educó con esmero.

En esa época Arabia sufría de disgregación política y su organización social se reducía a pequeños grupos tribales que practicaban el antiguo paganismo árabe.

Existían diversos males en La Meca, ciudad considerada santuario. Falsas nociones sobre el Ser Divino, ceremonias supersticiosas, paganismo, divinidades menores, en su mayoría diosas que gozaban de privilegios por encima de la divinidad principal llamada Alah, a quien el pueblo de La Meca había ofrecido ese santuario.

La verdadera religión era, a juicio de Mahoma, la de los fundadores de la comunidad, Abraham, el profeta de los judíos y su hijo Ismael y su misión era restablecer la antigua pureza del culto; por lo tanto, la tarea que el profeta se impuso fue la ejecución de un plan de reforma teológica, social y moral.

La biografía original de Mahoma contiene unos pocos pasajes que relatan el papel que habrían desempeñado en su vida seres sobrenaturales, ángeles y demonios.

Su contacto con lo sobrenatural estaba relacionado con sus experiencias personales, como más tarde fue su misteriosa traslación desde el templo de la Meca al templo de Jerusalén, y la circunstancia en que alimentó milagrosamente a una multitud; siendo la más notable su ascensión al cielo.

La opinión más respetada es que el arcángel Gabriel comunicó a Mahoma, en un éxtasis, el contenido del Corán, libro sagrado del Islam, que fueron transcriptas por escribas fidedignos.

Mahoa fue un comerciante hasta los cuarenta años. Estaba casado con una viuda de buena posición y había tenido seis hijos.

A esa edad comienza a recibir las revelaciones en una de sus frecuentes visitas a las cavernas de las montañas, donde se retiraba a pensar. En medio de sus reflexiones, cayó en trance y sin saber leer una voz le ordenó leer un escrito.

Las primeras revelaciones son advertencias, breves descripciones históricas con intenciones morales y también contienen las doctrinas más importantes del Islam sobre la existencia de un solo Dios, la vida futura y más preceptos morales.

Las revelaciones siguientes cuentan las historias de los profetas tanto hebreos como árabes y un capítulo, también llamado sura, que trata del Evangelio. Las revelaciones posteriores poseen leyes al estilo de manifiesto político.

Esta nueva religión se aproxima más al Judaísmo que al Cristianismo y Mahoma no se dedicó a registrar sus revelaciones sino que de esto se ocuparon sus discípulos.

Mahoma era un hombre sencillo, afable, ético y muy confiable, dedicado a lograr la unidad de su pueblo y beneficiar a su comunidad, privilegiando el sentido de la justicia, el restablecimiento de las costumbres morales, la austeridad y el servicio al prójimo.

Fue el último profeta que recibió una revelación divina para transmitir a la humanidad.

Luego de haber cumplido con la unificación del pueblo árabe y de haber establecido una estructura política social y religiosa como sostén de la incipiente sociedad islámica, fallece en la ciudad de Medina a los 63 años.

Mahoma sostenía que no es prudente creer que este mundo es producto de la casualidad.
Toda la realidad surge de un poder celestial infinito, bondadoso y compasivo hacia donde volveremos después del fin de esta vida.

Alah representa esa verdad que nos ofrece las normas de bondad, justicia y buena voluntad a las que las vidas humanas deberían ceñirse, incluso el poder político.

Mahoma ejerció el poder durante diez años y según sus historiadores fue un buen político.

La vida de un profeta es un modelo que hay que imitar en todo sentido. Las virtudes recomendadas son la humildad, la paciencia, la suavidad, el refinamiento de la palabra, devolver bien por mal, la sinceridad, la lealtad, la simpatía, el respeto por la pobreza y el infortunio, la protección a los huérfanos y a los enfermos, la compasión para los afligidos por un duelo, el control de las pasiones como la envidia, la malicia, el deseo de infamar y el deseo de aventajar.

Los musulmanes creen en que todas las cosas están ordenadas de antemano, por lo tanto todo esfuerzo es inútil a menos que se esté cumpliendo con la dirección correcta. Este concepto se identifica con el de las filosofías orientales.

Categorías: Filosofía Oriental

2 comentarios para “Biografía de Mahoma”


  • BASSAM ELIAS HACHEM SAWAN enero 28, 2009 a las 6:21 am

    ¿Qué significa Islam?
    La palabra Islam, la que Mahoma usó para llamar su nueva religión era ampliamente usada antes que le naciera la idea de formar una nueva religión a Mahoma. Esta palabra significaba «desafío a la muerte, heroísmo; morir en batalla.» Es obvio, que si Mahoma usó esta palabra para designar su movimiento religioso, él estaba interesado en darle un matiz bélico a su nueva religión. La guerra es el idioma del Islam.
    ¿Legitimiza el Corán el terrorismo?
    El Corán, por ejemplo, enseña que Mahoma dijo: «Con aterrorizar a mis enemigos, yo logro una victoria que solamente puede ser lograda con una marcha de un ejército en un mes.’ Por lo tanto, cualquier método que pueda «aterrorizar» al enemigo es un medio legítimo.
    Si la palabra Islam significa «sumisión/sometimiento» a Allah, la pregunta obligada es
    ¿Quién es Allah?
    En el momento en que se escribió el Corán, Allah era el nombre del dios luna, el dios jefe de la tribu Quraysh en la ciudad de Meca, que era la tribu a la que pertenecían Mahoma y su esposa. Ahora hablamos del siglo 6 y 7 después de Cristo, y el territorio en donde esto sucedía era Persia, que en parte, ahora se llama Arabia Saudita.
    Al principio, el nombre era «Al Ilah», que significa «el dios» en la lengua árabe. Luego este nombre cambió a Alilah, y más luego cambió a Allah.
    Para la tribu de Mahoma y su esposa, la tribu Quraysh, el nombre Allah significaba el dios luna, que era su dios, y convenientemente era el «jefe de los dioses», pero existían numerosos otros dioses, y esta misma tribu, incluyendo la familia completa de Mahoma adoraba a por lo menos otros 360 dioses adicionales apenas semanas, meses y años antes que Mahoma recibiera su «mandato divino» (y la sugerencia de su esposa) de destruir todos los demás dioses e instaurar adoración a solamente el dios principal al que desde décadas habían adorado, «Al Ilah», el «dios luna».
    ¿De dónde vienen los árabes?
    Como todos los demás árabes, la tribu de Mahoma, la tribu Quraysh, era descendiente de Abraham en virtud a ser descendientes de Hagar y su hijo ilegítimo con Abraham, Ismael. Ver Génesis 16 para más detalles. Ismael es el padre de todos los árabes.
    Los miembros del Islam se identifican a sí mismos como islámicos, que significa «aquellos que se someten» a Allah, y esta no es más que una religión que modernamente se ha relacionado con el Dios de los Judíos, pero que comenzó como un intento de adorar solamente al «dios jefe» de la tribu de Mahoma, el dios luna.
    Esta es la razón por la que usted puede ver que una gran cantidad de las banderas de países islámicos , todas las cimas de sus mezquitas, y el símbolo oficial de la religión islámica es… ¡una luna creciente!
    Esta misma luna creciente usada hoy por la religión islámica es el mismo símbolo usado por los Sumerios, que adoraban al antiguo «dios luna».
    Los arqueólogos han encontrado envases y vasijas de cerámica usada por los antiguos Sumerios en sus templos zigurates en Ur y en Babilonia, que eran ciudades importantes del Imperio Persa, donde también se desarrolló el Islam moderno.
    Hace cuatro mil años había una leyenda que decía que existía una nave marina en la que el dios luna se paseaba por el cielo.
    Este es uno de los símbolos del sitio islámico más grande del mundo en Inglés.
    ¿Puede notar alguna relación entre el Islam y la luna?
    Pero los árabes no eran los únicos en considerar a la Luna como un dios. Muchos de los pueblos que rodeaban a Israel, mucho antes del nacimiento de Jesús, siglos antes del nacimiento de Mahoma, allá en los primeros años de la formación del Pueblo de Dios, el Pueblo de Israel, ya Dios andaba enojado con Israel y les advertía que tenían que cuidarse de no dejarse contagiar o influenciar con la práctica abominable de sus vecinos que adoraban al Sol y a la Luna.
    «No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército del cielo, no te dejes seducir, no te inclines ante ellos y no los sirvas, porque Jehová, tu Dios, los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.»
    Deuteronomio 4:19
    «Cuando se halle entre los tuyos, en alguna de las ciudades que Jehová, tu Dios, te da, un hombre o una mujer que haya hecho lo malo ante los ojos de Jehová, tu Dios, traspasando su pacto, que haya ido a servir a dioses ajenos y se haya inclinado ante ellos, ya sea ante el sol, la luna o todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido.»
    Deuteronomio 17:2-3
    «Reedificó los lugares altos que su padre Ezequías había derribado, levantó altares a Baal e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab, rey de Israel. Adoró además a todo el ejército de los cielos, al sol y a la luna, y rindió culto a aquellas cosas. Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la que Jehová había dicho: «En Jerusalén pondré mi nombre». Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová.»
    2 Reyes 21:3-5
    Una gran mayoría de los templos islámicos tienen una inmensa cúpula o domo pintado de amarillo-luna, tratando de reflejar la relación intrínseca existente entre el dios de la tribu de Mahoma, de su esposa, de su padre, de sus tíos, etc. y el Islam, la religión fundada por él.
    Conclusión.
    Satanás siempre ha querido imitar el Plan de Dios y siempre ha intentado confundir a sus hijos. El hecho mismo de que se haya creado una religión que es TOTALMENTE opuesta a la de Su Pueblo, es una evidencia que en los orígenes del Islam existe un plan macabro que no podemos ignorar.

    ISLAM/CORÁN (Allah) JUDAÍSMO/CRISTIANISMO/BIBLIA (Jehová)
    Niega al Dios trino Mantiene la doctrina fundamental de un Dios trino
    Niega la deidad de Jesús Pone la deidad de Jesús como la condición fundamental para la salvación
    Niega que Israel/Jacob sea el Pueblo de Dios Sostiene que Ismael, no Jacob, y sus descendientes son el pueblo escogido por «Dios»
    Reclama a Meca como la ciudad escogida por «Dios» Sostiene con claridad absoluta que Jerusalén es la ciudad escogida de Dios
    Niega terminantemente la crucifixión de Jesús Pone la salvación sobre la base de la crucifixión de Jesús
    Niega la necesidad de salvación y arrepentimiento de pecados Sostiene la necesidad del Espíritu Santo en el proceso de salvación
    Niega la existencia misma del Espíritu Santo Sostiene que la única esperanza de salvación es el arrepentimiento de los pecados
    Por lo menos para los varones, promete una eternidad sumida en el sexo poligámico con 72 vírgenes Promete una eternidad en paz, sin sexualidad
    Sostiene como fundamento vital pagar ojo por ojo y diente por diente Ordena pagar el mal con el bien
    ¿Puede ver la tendencia en el Corán?
    ¿Puede notar que «Al Ilah», el dios del Islam NO PUEDE ser el mismo del Judaísmo, del Cristianismo y de la Biblia?
    Esta lucha entre el Diablo y los suyos y Dios y los suyos comenzó hace aproximadamente 6,000 años. Hoy continúa con mayor intensidad que nunca.
    Antes, Dios nos advertía que no creyéramos en dioses falsos. Hoy, en mi opinión, creer y afirmar que Allah o «Al Ilah», o «Alilah» o el «dios luna» es el mismo Jehová de la Biblia es equiparar a Dios con un dios falso, un dios «abominable». En mi opinión, el que hace tal cosa está bordando en el pecado de la idolatría.

    Bassam Elias Hachem Sawan
    Maicao La Guajira Colombia
    Calle 11#7-09 Esquina Diagonal MEZQUITA Suni
    hermanoshachem@hotmail.com
    Telefono:+57-5-7251489

  • Luis Gonzalez Bollo marzo 21, 2009 a las 6:54 pm

    Decir que toda religión es una cosmovisión no es más que un análisis propio de un ateo, peor es también pensar que “ …los orígenes de las religiones son las intuiciones y las visiones que tienen los hombres para recuperar la moral de sus pueblos…”, propio de un individuo que no está en su sano juicio. Para tener un correcto análisis, hay que comprender la historia, si uno va para atrás en la historia, se encuentra con Jesús, de ahí en más, sí se puede dar un análisis coherente.