Filosofía

Inicio Filosofía Oriental Conciencia Joven

Conciencia Joven

Publicado por Malena

Se puede revertir la edad biológica si se mantiene flexible y creativa la conciencia; abandonando lo que no sale según los deseos; dejando el control, perdonando todo a todos, dejando atrás los resentimientos y no comprometiéndose con los resultados sino disfrutando de los procesos.

Practicar la creatividad significa encontrar respuestas nuevas a todos los problemas, tanto nuestros como de los demás, porque el envejecimiento se relaciona con la rigidez y con el deseo a aferrarse al pasado.

Conciencia de juventud

La creatividad y la flexibilidad de la conciencia renueva a la persona en forma permanente y revierte el proceso de envejecimiento.

Un antiguo aforismo védico afirma que mantenerse flexible y creativo es el secreto de la inmortalidad.

Tanto la ciencia como la tradición védica coinciden en sostener que el individuo que no cambia favorece la inercia, la entropía y el desequilibrio cuerpo-mente.

El cerebro y el cuerpo tienen una gran capacidad para cambiar, expandirse, adaptarse, transformarse, aprender y evolucionar.

Al envejecer, las personas se preocupan más por su seguridad y estabilidad y esto conduce al estancamiento, que a su vez produce deterioro, desorden y entropía, que finalmente conduce a la muerte.

La muerte es la máxima expresión de rigidez y sobreviene como consecuencia de la pérdida de la flexibilidad.

En lugar de morir para volver a encarnar, según la creencia de la tradición védica, Chopra propone seguir vivo manteniendo esta encarnación renovada.

La flexibilidad se aprende dejando ir las cosas, no aferrándose a nada y la creatividad es intención, desarrollo.

Las personas longevas suelen tener la misma fórmula de supervivencia que no se relaciona ni con la alimentación, ni con la actividad física ni con la ausencia de tabaco o alcohol. Lo común en todas ellas es haberse adaptado a los cambios inevitables de la vida, haber sabido enfrentar la adversidad y continuar viviendo, haber soltado y haberse desprendido aceptando todo y siguiendo adelante.

Estas personas viven los sucesos sin sufrir daños colaterales, porque poseen gran fortaleza para digerir las experiencias de la vida.

Esta fuerza es su rasgo esencial, porque el desgaste producido por la resistencia a los cambios acelera el proceso de envejecimiento.

Dejar ir no significa renunciar a lo que deseamos, sino que implica no comprometerse con los resultados ya que éstos no se pueden controlar.

Cuando las cosas no salen como las deseamos, es porque no alcanzamos a ver el Todo. Si pudiéramos verlo podríamos conocer la razón por la cual las cosas siguen otra dirección y que existe para nosotros un proyecto aún más grande de lo que hubiéramos podido imaginar.

Esto significa tener confianza en el orden natural y en la inteligencia del universo y sentir que estamos conectados a ella.

Para encontrar la verdadera seguridad hay que rendirse a la incertidumbre, cultivando la curiosidad y la aceptación.

El apego es miedo, miedo a la pérdida, a perder el control y a perder la aprobación.

El miedo produce estrés y el estrés conduce al envejecimiento y el presente es el único momento de las posibilidades infinitas, el poder interior donde se encuentra el testigo silencioso, o sea el verdadero yo.

Fuente: “Rejuvenezca y viva más tiempo”, Deepak Chopra, M.D., y David Simon, MD.

Categorías: Filosofía Oriental