Filosofía

Inicio Filosofando Cine y filosofía IV: el esencialismo de Lo

Cine y filosofía IV: el esencialismo de Lo

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Lo es el título de una película y el nombre de uno de los personajes de esta. Se trata de una obra maestra estrenada en el año 2009 y dirigida y escrita por Travis Betz. Su argumento principal es simple y recurrente: un chico, Justin, cuya novia, April, ha sido secuestrada por un demonio, decide invocar a otro demonio llamado Lo para que la traiga del infierno. A pesar de que este argumento nos pueda parecer muy visto, la película es única, magnífica y original y recomiendo a cualquiera que la vea antes de leer esta entrada. Dicho esto, en lo que sigue destriparé la película para mostrar que Lo es un demonio esencialista, desde un punto de vista metafísico. También mostraré cómo en la película los demonios aparecen regidos por una política segregacionista, la cual tiene su fundamento ideológico en este esencialismo metafísico, compartido por la raza de los demonios.

La chica demonio

Cine y filosofía lo

carátula de Lo.

April, la novia de Austin, es en realidad un demonio cruel, malvado y sanguinario. Es la «chica demonio». Austin no sabe esto, así que Lo va a intentar, durante toda la película, convencer a Austin de que se olvide de April. No es que Lo esté preocupado por el bienestar emocional del inocente Austin, sino porque, tal y como se revelará en la película, desobedecer las leyes del infierno se paga caro. Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación?

April, que es un demonio creado a partir de la roca y del corazón de un guerrero humano moribundo, huyó del infierno con un poderoso libro que sirve para invocar demonios. Este libro es el que utiliza Austin para invocar a Lo. Se hizo pasar por humana, conoció al chico y este se enamoró de ella. Una noche, un demonio llamado Jeez apareció y se llevó a April de vuelta al infierno. La clave es el libro: los demonios lo quieren, porque les pertenece. Sin embargo, aunque Jeez consigue llevarse a April, el libro se queda con Austin. En su lugar lleva otro al infierno: una copia de una edición antigua del Fausto de Goethe. ¿Cómo huyó April del infierno? April fue ayudada por Lo y en consecuencia este fue castigado. Así que las reticencias de Lo para obedecer a Austin se deben a que sacar nuevamente a April del infierno supondría un tremendo castigo para el demonio.

April es así

La estrategia de Lo para convencer a Austin de que abandone su idea de recuperar a April es mostrarle que esta es un demonio peligroso. Para ello se valdrá de diversos recursos, tales como darle al chico la oportunidad de ver desde fuera algunos de los momentos vividos con April en el pasado o invitar a Jeez para que le cante una canción contando la verdadera historia de April. Lo piensa que esto debe ser suficiente para convencer al joven.

Sin embargo Austin está muy enamorado y no le importa que April sea un demonio. Y es en este momento cuando Lo se pone metafísico y manifiesta su lado más esencialista. Veámoslo con uno de los diálogos de la película:

Austin: «¡Ella me ama!»

Lo: «Quizá, pero eso no cambia la realidad».

April, como individuo, es psicológicamente inestable. Su corazón humano la convierte en un revoltijo de emociones, pero por otra parte es también una asesina sanguinaria implacable y poderosa. Así es April esencialmente y el mero hecho de que se haya podido enamorar de Austin no cambiará su naturaleza inestable. Esta naturaleza hace, según Lo, que el comportamiento de April sea totalmente impredecible: «¿Qué pasa contigo? Eso es algo que me divierte pensar, pero la verdad sobre April es que es difícil de predecir. Nunca sabes a dónde la llevarán sus emociones».

Aquí vemos el esencialismo de Lo con respecto a la identidad personal. April es como es y eso no se puede cambiar. Pero Lo también es esencialista a un nivel más profundo.

Un demonio es un demonio

Como persona, April es esencialmente inestable. Ahora bien, April también pertenece a la clase de los demonios y, a ojos de Lo, tiene una naturaleza demoniaca esencial que no puede ser cambiada, por mucho de que se haya podido enamorar de un humano. Y así se manifiesta en este diálogo:

Lo: «No puedes hacer nada por ella. Rompió la Ley Sagrada. Ella es una criatura malvada».

Austin: «Tal vez eso no me importe».

Lo: «¡Oh, hermano! Debería».

Austin: «Eso es lo que era aquí, no lo que es en mi mundo».

Lo: «Un asesino fugado sigue siendo un asesino».

Blanco y en botella: la naturaleza de April es demoníaca y el vivir en otro mundo no cambiará eso. En cualquier caso, Autin no se convence. Así que tras ser envenenado explota y se erige como amo de Lo. En virtud del hechizo de invocación, Austin ordena al demonio que le traiga ante él a April y este obedece.

Del esencialismo al segregacionismo

El segregacionismo tiene como base, normalmente, una cosmovisión esencialista similar a la manifestada por Lo. En efecto, la segregación de las personas se basa, desde este punto de vista, en la idea de que los miembros de distintos grupos (étnicos, religiosos, etc.) tienen naturalezas esencialmente distintas. Y de ese modo, en esta película, los demonios se muestran explícitamente segregacionistas. De hecho, el amor de Austin y April es imposible porque el lugar de la chica demonio es, por su propia naturaleza, el infierno. El punto de vista segregacionista es manifestado por April.

April: «No puedo ir contigo».

Austin: «Claro que puedes. Nos esconderemos, no nos encontrarán».

April: «No, lo harán y la próxima vez te matarán».

Austin: «Entonces me quedaré aquí».

April: «No, no quiero que pases la eternidad aquí».

April: «No hay nada que tú puedas decidir».

Austin: «Mi vida allí no tiene ningún sentido sin ti».

April: «No soy una mujer, Justin. No soy humana».

Es el punto de vista esencialista el que está a la base de las leyes demoníacas, las cuales impiden esta relación. Desde este punto de vista, los demonios tendrían una política segregacionista fundamentada en una metafísica esencialista.

Categorías: Filosofando