Filosofía

Inicio Ciencia y Filosofía Salud, Enfermedad y Actitud Personal

Salud, Enfermedad y Actitud Personal

Publicado por Malena

Deepak Chopra relata en su libro “El regreso del maestro” su experiencia mientras trabajaba como médico residente, en un prestigioso hospital privado de Boston, USA, atendiendo a una selecta clientela.

Cuando comenzó su trabajo en esa clínica, recibió instrucciones de ser lo más considerado y gentil posible con los pacientes.

salud, enfermedad y actitud personal

Podía observar frecuentemente, que los pacientes de ese hospital, que disponían de abultadas billeteras, sufrían de enfermedades muy extrañas.

Una de sus primeras experiencias la vivió con un importante personaje que se internó para hacerse un chequeo de rutina que acostumbraba que le realizaran todos los años.

Ese año llegó cuatro horas tarde a la clínica porque su avión particular se había retrasado.

Pesaba más de ciento veinte kilos y tenía una tos alarmante. Desde hacía muchos años fumaba tres atados de cigarrillos diarios y usualmente bebía una botella y media de whisky por día.

Después de examinarlo, Chopra comprobó que sufría de cirrosis hepática en estado avanzado y de otras complicaciones propias de la obesidad; sin embargo, cuando le preguntó cómo se sentía, éste le contestó que se sentía maravillosamente bien y que nunca se había sentido mejor en su vida.

Sin hacerle ningún comentario, Chopra decidió consultar con el médico en jefe; quien le aconsejó no decirle nada a ese paciente, ya que hacía cuarenta años que vivía de ese modo sin saber los médicos de la clínica cómo lo lograba y que a esa altura consideraba contraproducente obligarlo a cambiar su estilo de vida.

Por otro lado, Chopra podía observar que la mayoría de los pacientes no sufría graves desórdenes pero en el fondo, por alguna razón, parecían estar deseando que fuera así, porque cada vez que les informaban que podían mejorarse modificando sus hábitos, se volvían aún más infelices, y el hecho de padecer de alguna enfermedad rara que exigía tratamientos, les proporcionaba la comodidad de trasladar la responsabilidad de curarse a los médicos sin tener que hacer nada ellos.

Chopra se daba cuenta que los sistemas de salud tradicionales favorecen la identificación del paciente con su enfermedad, y que en lugar de ser considerados personas se transforman en una diabetes, un hipertiroidismo o una angina de pecho.

Decidió desde entonces hacer algo y trabajar para mejorar el sistema, ya que solo un 20% respondía favorablemente a los tratamientos.

Después de dos años renunció a su trabajo en la clínica y comenzó él mismo por su cuenta a tratar a los pacientes como personas y no como enfermedades, ya que era evidente que la actitud que adoptaban en cada caso era totalmente diferente.

La mayoría de los pacientes en general no confía en el médico ni en su propio poder para curarse y el sistema médico se basa en cirugías y en medicamentos; pero no existe cirugía que no sea traumática ni medicamentos sin contraindicaciones.

Para Chopra, lo primero que una persona tiene que querer es estar sano y el firme propósito de tener una salud inquebrantable que nada pueda afectar.

La salud perfecta es el estado que tuvimos y que perdimos; y si logramos recuperar ese estado, recuperaremos nuestro poder en este mundo.

El verdadero médico es el que indica el camino de la naturaleza como fuente de salud. La vida debe ser natural y hay que vivirla sin desperdiciarla en pasiones inútiles, con amor y compasión y altos ideales en la mente.

El hombre inocente es longevo y culmina su vida transitando suavemente hacia la inmortalidad, porque la enfermedad no es necesaria; y los espíritus perfectos están dispuestos a pasar a una dimensión más elevada.

Categorías: Ciencia y Filosofía