Filosofía

Inicio Ciencia y Filosofía Robots inteligentes

Robots inteligentes

Publicado por Malena

La humanidad está a un paso de crear computadoras autónomas que tomen decisiones lógicas, realidad que podría dar fin a muchos problemas pero también podría producir otros, tal vez más graves.

Los nuevos programas están comenzando a superar la etapa del análisis y ahora, a partir de datos significativos, pueden buscar relaciones lógicas que pueden servir para formular hipótesis.

Una máquina puede leer todo lo necesario, integrarlo a los datos experimentales y buscar relaciones lógicas; por ejemplo, en la búsqueda de nuevos medicamentos, en la clasificación de genes, en la identificación de los elementos de las reacciones metabólicas y en la detección de incoherencias en una proposición.

Es un hecho que la computadora no sólo puede recopilar gran cantidad de datos sino que también es capaz de analizarlos mucho más rápido que cualquier persona, aunque esa persona trabaje durante todo el año las 24 horas del día, por lo tanto, hoy en día la computadora es esencial para esta tarea.

Un ordenador ya puede agregar otra idea que no se le haya ocurrido al investigador e incluso llegar a formular nuevas hipótesis sobre el sistema informático.

Motivado por los descubrimientos que se lograron, gracias a un súbito golpe de imaginación, el filósofo Hans Reichenbach afirma que no se pueden formular reglas que permitan a las computadoras descartar o confirmar una hipótesis.

Nuestra mente es todavía una incógnita, porque también se produjeron muchos descubrimientos relacionando conceptos en forma lógica.

El sociólogo James Evans de la Universidad de Chicago, afirma que es probable que la mente asocie patrones que reflejan su entorno, su cultura, su momento histórico, etc., aunque ese no sea su propósito, y que luego esa asociación puede aparecer en determinados momentos.

Si los descubrimientos responden a patrones de pensamiento lógico, entonces un ordenador podría identificarlos y estar en condiciones de formular más hipótesis que un científico.

Si un ordenador es capaz de generar hipótesis, cada científico deberá reconsiderar la filosofía de la ciencia, para poder aprovechar al máximo la regla de descubrimiento que sea más eficaz.

Esta posibilidad cambiará radicalmente el rol del científico que pasará a ser en lugar del investigador encargado de buscar relaciones concretas, alguien que se ocupe de detectar los métodos de descubrimiento más convenientes, los cuales en forma automática podrían revelar dichas relaciones concretas.

Actualmente, lo que puede hacer la computadora es buscar en una gran base de datos el elemento lógico que falta, como en algunos juegos.

En las ramas de la patología y la epidemiología, el software actualmente puede identificar patrones y esto ha sido útil para reducir de manera considerable la cantidad de hipótesis a investigar como posible origen de una enfermedad o de una epidemia.

La posibilidad de que una computadora pueda descubrir conceptos y relaciones originales, puede hacer que los científicos descubran inclusive lo que no buscan.

En 2009, la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial, congregó a un grupo de científicos destacados en computación, para tratar la conveniencia de limitar la investigación en el campo de la inteligencia artificial y robótica.

El motivo es tomar precauciones para evitar perder el control de las máquinas, teniendo en cuenta que algunas se utilizan con fines bélicos y pueden atacar por voluntad propia; y otras pueden buscar enchufes para volver a cargarse por sí solas o rastrear una zona, como lo hacen las abejas.

Otra desventaja de la inteligencia artificial es que pueden transformar drásticamente el mercado laboral, si reemplazan al hombre en la mayoría de las tareas.

Actualmente los robots pueden seguir pistas visuales, auditivas, táctiles y hasta olfativas.

El matemático azerbaiyano iraní Lofti Zadeh, de la Universidad de Berkely, introdujo la computación blanda y la lógica borrosa que funcionan con redes neuronales y algoritmos genéticos, es decir, software que evoluciona con la experiencia y a través del tiempo, con el objetivo de diseñar robots que sean capaces de manejar conceptos complejos, como hasta ahora sólo podían hacer los humanos.

Fuente: LNR; “Llega la era del robot pensante”; Javier Sanpedro, El país.

Categorías: Ciencia y Filosofía