Filosofía

Inicio Mitología Los Dioses del Olimpo

Los Dioses del Olimpo

Publicado por Malena

El mundo antiguo se caracterizaba, por considerar a la naturaleza sagrada.

Los mitos son narraciones muy antiguas que se trasmiten a través de las generaciones por medio de poemas épicos o canciones populares y han sido reproducidos en toda expresión artística.

La cultura griega antigua trató de interpretar la creación del mundo, los fenómenos naturales, el destino del hombre y la tragedia humana por medio de los mitos y a partir de la existencia de seres superiores que dominaban el universo.

Los Dioses del Olimpo

La divinidad más venerada era la Tierra como diosa de la fecundidad caracterizada por una mujer de pechos y caderas anchas. De manera que el cultivo de la tierra estaba estrictamente vinculado a los ritos religiosos.

La mitología refiere la creación del hombre en tiempos remotos, cuando existían sólo dioses inmortales sobre la tierra.

Estos dioses decidieron crear a los seres que poblarían la tierra, los protegieron y les enseñaron todo lo que sabían.

Los doce dioses se repartieron los poderes y las dignidades según la voluntad del dios Zeus, rey del Olimpo.

Acostumbraban a bajar a la tierra para ayudar a los hombres, para castigarlos, para controlar su destino y hasta para unirse con ellos y procrear descendencia.

Los hijos de estas uniones se llamaban semidioses y poseían poderes especiales, protagonizaban hazañas heroicas y eran admirados por todos.

Los dioses aceptaban los sacrificios y las ofrendas que los hombres les dedicaban como animales o frutos de la tierra.

Las divinidades cumplían con rigurosidad con sus promesas, especialmente si esas se hacían bajo juramento; y cuando un dios daba su palabra jamás la quebrantaba.

Eran muy poderosos pero sólo Zeus era omnipotente y en muchos aspectos se parecían a los hombres, ya que poseían las mismas debilidades, pasiones y sentimientos.

Los Doce Dioses del Olimpo tuvieron un lugar privilegiado en el espíritu religioso del mundo helénico y el juramento por los dioses era considerado el más sagrado compromiso de honor.

Zeus era el señor del cielo y de la tierra, padre de dioses y hombres. Era inmortal, nació de su madre Rea y demostró dominio y supremacía entre sus hermanos y demás dioses, ganándose su respeto y admiración.

Su arma fue el rayo y con sus numerosas relaciones amorosas con diosas y mortales tuvo muchos hijos que fueron dioses, semidioses y héroes.

Amaba y protegía a sus numerosa descendencia y era un dios protector del equilibrio del derecho. No sólo fue juez sino que participaba del dolor ajeno y consolaba a los desdichados.

Los doce dioses del Olimpo eran:

Zeus, el dios del Olimpo, padre de todos los dioses, omnipotente e inmortal.
Hera, su fiel y única legítima y eterna esposa, siempre fiel y firme compañera de su vida y obra, protectora de la familia y de las mujeres casadas.
Atenea, la diosa de la sabiduría
Poseidón, el dios del mar
Demeter, la diosa de la agricultura,
Apolo, el dios de la luz, la música y la adivinación
Artemisa, la diosa de la luna y de la cacería
Hermes, el dios del comercio, y la adivinación
Ares, el dios de la guerra
Afrodita, la diosa de la belleza y el amor
Hefesto, el dios del fuego y del arte y
Hestia, la diosa del hogar

Además de estos doce dioses, había otros dioses también tan venerados como ellos nacidos de la unión de un dios con un mortal.

La veneración de estos dioses reflejan en gran parte la forma de vida y la cultura de cada época.

Categorías: Mitología