Filosofía

Inicio Lógica Forma lógica

Forma lógica

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Para explicar el concepto de Forma lógica vamos a empezar hablando acerca de (1) y (2):

(1) Pedro Abelardo ningunea a Eloísa.

(2) Eloísa es ninguneada por Pedro Abelardo.

(1) y (2) son sintácticamente diferentes. El sujeto del enunciado (1) es «Pedro Abelardo»; el sujeto de (2) es «Eloísa». Basta señalar esta diferencia para ver que (1) y (2) no son idénticas desde un punto de vista sintáctico. Pero hay más: (1) y (2) son fonéticamente distintas. Sin embargo (1) y (2) tienen el mismo contenido, expresan la misma proposición. Por su parte, la forma lógica de la que se habla aquí es la forma lógica de las proposiciones. Es decir, los enunciados expresan proposiciones y estas tienen una forma lógica. Por tanto, si (1) y (2) expresan la misma proposición, tienen la misma forma lógica.

¿Qué es la forma lógica de una proposición?

forma lógica

Ya hemos dicho que las entidades que tienen una forma lógica son las proposiciones (no vamos a entrar aquí en la discusión acerca de qué tipo de cosa es una proposición). Ahora bien, ¿qué son estas formas lógicas de las proposiciones? Muy sencillo: la forma lógica de una proposición es una fórmula de un lenguaje formal que asignamos a dicha proposición. Pensemos en los enunciados (1) y (2). Vamos a dar su forma lógica. Utilizaremos la lógica de predicados, que próximamente introduciremos en nuestro curso de lógica.

Tanto en (1) como en (2) aparecen dos nombres propios: «Eloísa» y «Pedro Abelardo». Representaremos «Eloísa» con la letra «a» y «Pedro Abelardo» con la «b». Además, lo que se dice en (1) y (2) es que Eloísa y Pedro Abelardo están en determinada relación, a saber, «ningunear a» (utilizamos el infinitivo para formular una versión genérica de la relación). Representaremos la relación «ningunear a» con la letra «R». Y con estos elementos podemos asignar a (1) y (2) su forma lógica, (3)

(3) Rab

Pasar de (1) y (2) a (3) es lo que hemos llamado en nuestro curso de lógica, cuando hablábamos de la lógica proposicional, «formalizar». Es decir, cuando traducimos un enunciado del lenguaje natural a una fórmula lógica (de algún sistema lógico), estamos dando su forma lógica.

¡Muy bonito! Pero, ¿para qué sirve todo esto? Eso es lo que vamos a ver a continuación.

¿Para qué nos sirve la forma lógica de una proposición?

Cuando damos la forma lógica de una proposición no satisfacemos ningún capricho excéntrico ni nada por el estilo. En efecto, hay buenas razones para conocer la forma lógica de las proposiciones. Conociendo la forma lógica de un enunciado podemos saber el papel que este puede desempeñar en un argumento lógico. La forma lógica, por su parte, también nos ayuda a estudiar el modo en el que el significado de la proposición depende del significado de sus partes componentes.

Algunas cuestiones filosóficas acerca de las formas lógicas

El hecho de postular formas lógicas no es del tipo de hechos que pasan desapercibidos en filosofía, sino justo al contrario. De este modo, se ha debatido acerca de la realidad de las formas lógicas, es decir, si es algo que tienen las proposiciones o si es algo que nos hemos inventado nosotros para entender las proposiciones. Asimismo, existe un debate acerca de unicidad de la forma lógica, existiendo diferentes posturas al respecto.

Categorías: Lógica