Filosofía

Inicio Filosofía y Sociedad Proyecto Venus III: motivos para la sospecha

Proyecto Venus III: motivos para la sospecha

Publicado por Esteban Galisteo Gámez

Las críticas al Proyecto Venus que hemos iniciado en este blog no tienen como base una mera sospecha sin fundamento. Antes al contrario, la sospecha surge por algunos motivos bien concretos y precisos. Empezando por la actitud dogmática de quienes defienden esta iniciativa y acabando por una lectura cuidadosa de la página web del Proyecto Venus. Ahora bien, aunque ambas clases de motivos llevan a la sospecha, lo cierto es que apuntan en direcciones distintas. El dogmatismo de las personas que defienden y trabajan para conseguir las metas del Proyecto Venus, hace pensar que estamos ante una nueva secta. Por otra parte, si uno lee la página web con atención, se evidencia que la intención de los promotores del Proyecto Venus es vender un libro titulado The Best That Money Can’t Buy (Lo mejor que el dinero no puede comprar), de Jacque Fresco, y merchandasing relacionado con el proyecto. Como esto es un blog de filosofía, nuestra obligación es argumentar, por ello a continuación explicaré los motivos para pensar que estamos ante una secta y los motivos para pensar que estamos ante una estrategia comercial eficiente y sucia.

proyecto-venus-iii

Esta es la cubierta de la versión en inglés de «Lo mejor que el dinero no puede comprar». El Proyecto Venus tiene como meta principal vender este libro en grandes cantidades.

Motivos para pensar que el Proyecto Venus es una secta

A cualquiera que tenga dudas acerca del Proyecto Venus lo invito a que hable, con una actitud crítica, con cualquiera de las personas implicadas en el mismo. Es probable que tengas a alguien cerca o entre tus contactos de Facebook. Si has hecho tal cosa y no te has suicidado en el intento, enhorabuena. Pero, con toda seguridad, te habrás percatado de lo similar que es hablar con un proyectovenusiano y con un testigo de Jehová. En ambos casos se suelen utilizar falacias de autoridad. En ambos casos hay una oferta de una especie de paraíso. La diferencia entre el paraíso proyectovenusiano y el paraíso de los testigos de Jehová (o los católicos o casi cualquier religión o secta), es que al primero se llega mediante el progreso científico y técnico y al segundo mediante una especie de progreso moral, en un sentido sui generis de progreso moral.

Otra actitud propia de los proyectovenusianos, muy similar a la de las sectas y religiones con libro, es que, para ellos, todo lo que hay que saber está en la web del Proyecto Venus (y en otros sitios de la misma marca y con los mismos contenidos, como el libro de Fresco). Para cualquier crítica que se haga, para cualquier síntoma de disensión, habrá algún proyectovenusiano que te dé la dirección de la página web del Proyecto Venus y te dirá: «lee las FAQ». Hacer esto, por supuesto, conlleva una negación de la validez de las fuentes de información del crítico. Y así, como vimos en el artículo anterior dedicado al Proyecto Venus (y en el precedente), suelen incurrir en una nueva falacia: la presunción de mala voluntad.

Motivos para pensar que el Proyecto Venus es una maquinaria comercial

Aquí tengo mucho que decir y no sé por dónde empezar. ¡Ah!, sí, ya sé. ¿Se han fijado en el título del libro de Fresco al que hemos hecho mención? Lo repetiremos en español: Lo mejor que el dinero no puede comprar. Es curioso, pero resulta que el libro de Fresco no figura entre lo mejor que el dinero no puede comprar. Esto es así porque el libro de Fresco cuesta dinero, tanto la edición electrónica como la edición impresa. En la web del Proyecto Venus nos redirigen a la tienda de Amazon, cuando queremos comprarlo. Asimismo, existe en la página un lugar en el que descargarse gratuitamente el material que Proyecto Venus pone a disposición del público, pero resulta que el libro de Fresco no figura entre este material descargable gratuitamente, sino entre el que vende la tienda del Proyecto Venus, en este caso, nos redirigen a la tienda de Amazon, si queremos la versión para Kindle, o a iTunes, si queremos la versión para dispositivos de Apple.

El hecho de que resulte llamativo que el libro del que hablamos se titule Lo mejor que el dinero no puede comprar y el que este cueste más de 24 $ en su versión impresa y más de 19 la digital, no es inocente, sino una muestra evidente de hipocresía. Pero, ¿es este el único motivo para sospechar del Proyecto Venus? No, esta es solo la punta del iceberg.

Una de las metas principales que dicen tener en el Proyecto Venus es cambiar nuestra economía basada en el dinero por una economía basada en recursos. No entraremos a explicar estos conceptos, simplemente diremos que en la segunda el dinero desaparece, porque es una economía en la que no hay escasez, gracias a una gestión eficiente de los recursos. Desde el punto de vista del Proyecto Venus, el dinero es la fuente de todo mal. No obstante, el libro de Fresco no es gratuito. Es más llamativo todavía cuando usan como paradigma de bien socializado a los libros y las bibliotecas. Es un bien tal que nadie tiene porque tener el suyo, sino que hay unos cuantos que tenemos durante el tiempo que los necesitamos y luego los devolvemos.

El enfoque del Proyecto Venus es sencillo: el producir bienes para que todo el mundo tenga el suyo está propiciado por la economía tradicional, basada en el dinero. Sin embargo, es insostenible, pues los recursos se agotan y resulta que estos o no se pueden reponer o, si se puede, el proceso es demasiado lento. Así que puesto que hay bienes que no necesitamos todo el tiempo, sino durante un tiempo limitado (y que no tienen que estar instalados en casa, etc.), estos deberían ser socializados.

Sin embargo, el Proyecto Venus no se guía por la filosofía que promueve. En primer lugar, ¿quieres pertenecer al Proyecto Venus, luchar para construir un mundo mejor? Entonces tendrás que comprar el libro. Si quieres entrar en el proyecto en el grado de «Supporter», te recomiendan comprar el libro del que hablamos y otros materiales educativos, que también venden en la web. Y estos Supporters tienen entre sus funciones la de comprar el libro y el material de la tienda de la web para regalarlas a sus amigos:

«Purchase copies of “ The Best That Money Can’t Buy”, or anything from our online stores and share it with your friends, colleagues and relatives (makes a great gift item around the holidays!)»

Existe algo así como otro grado superior de proyectovenusiano, el de «Mentor». Si quieres ser Mentor, tienes que comprar el libro. Así figura entre los requisitos:

«Have a copy of and have read «The Best That Money Cant Buy» ~ By Jacque Fresco»

Tienes que tener una copia, que se vende en Amazon.

Bueno, he aquí mis principales motivos para la sospecha. En el próximo artículo, conoceremos más en profundidad los bajos fondos de esta maquinaria comercial encubierta.

Categorías: Filosofía y Sociedad

Un comentario para “Proyecto Venus III: motivos para la sospecha”