Filosofía

Inicio Filosofía y Psicología La Psique Colectiva

La Psique Colectiva

Publicado por Malena

Carl Gustav Jung (1875-1961), fue un médico psicoanalista, disidente de Freud en algunos aspectos importantes del psicoanálisis.

Para Sigmund Freud, el concepto de inconsciente abarca las experiencias reprimidas del pasado del individuo, desde su nacimiento. Jung propone un inconsciente reprimido personal, susceptible de llegar a ser consciente y para las capas más profundas del inconsciente, el inconsciente colectivo, que amplía la personalidad con contenidos impersonales de la Humanidad.

Este inconsciente colectivo es la persona o la máscara, o sea el papel que desempeña el actor en el teatro y el hombre en la sociedad, que es general y que aparenta ser individual, pero es colectivo.

Para Jung, la conciencia de la individualidad coincide con la revivificación de una imagen divina arcaica y esta es una ley inconsciente.

Durante el psicoanálisis, emergen la individualidad y la psique colectiva, liberando las fantasías personales reprimidas.

Lo que caracteriza a las imágenes colectivas es lo cósmico, o sea las imágenes oníricas y de la fantasía que se relacionan con cualidades cósmicas, como lo son el infinito en tiempo y espacio, la velocidad y extensión del movimiento, las referencias astrológicas, las analogías telúricas, lunares y solares, las alteraciones de las proporciones del cuerpo, etc. También, la aparición de figuras mitológicas y religiosas en los sueños está indicando la actividad del inconsciente colectivo.

Las posibilidades de la psique colectiva son tan abundantes y abrumadoras que pueden confundir, porque al disolverse la persona, se desencadena la fantasía involuntaria que es la que representa la actividad específica de la psique colectiva.

El elemento colectivo se revela durante el sueño, en el que se puede experimentar estar volando por el espacio cósmico, o ser el Sol o la Tierra, o ser pequeño como un gusano, o también que estamos muertos, o en lugares que no conocemos y también se registran sensaciones de desorientación y vértigo.

A medida que va creciendo la influencia del inconsciente colectivo se va liberando la persona y se reduce su función directriz de la conciencia, trastorno provocado artificialmente por el analista con la intención de solucionar una dificultad del desarrollo.

La consecuencia más común es la alteración de los sentidos, que si se produce en un adolescente le puede resultar más difícil recuperar el equilibrio, pero si le ocurre a alguien con un cerebro más fuerte, puede interpretar su visión como una revelación saludable y alcanzar el retorno a sí mismo.

La pérdida del equilibrio, Jung la considera conveniente, ya que se dirige hacia el logro de un nuevo equilibrio, cuando se entienden y elaboran los contenidos producidos por el inconsciente. En cambio, si el inconsciente vence a la conciencia es probable que se produzca un cuadro psicótico.

Si el inconsciente no se impone ni tampoco logra una comprensión de sus contenidos, sobrevendrá un conflicto y no se podrá obtener en el psicoanálisis ningún progreso.

El objetivo es que la individualidad se libere de la psique colectiva; pero en general, los seres humanos que se caracterizan por su notable incapacidad, prosperan más con un sistema racionalista que en libertad

Fuente: “El Yo y el inconsciente”; Carl Gustav Jung

Categorías: Filosofía y Psicología