Filosofía

Inicio Filosofía y Psicología El Pensamiento es el secreto del éxito

El Pensamiento es el secreto del éxito

Publicado por Malena

Hace cuarenta años que Bob Proctor se guía por la Ley de Atracción.

Famoso mundialmente, dedica su vida a explicar a otros cómo hizo para transformar su vida, tratando de convencerlos que todos pueden hacer lo mismo.

Coautor del libro y del documental “El secreto”, y autor de los best sellers “Usted nació rico” y de 25 programas de coaching; también dictó numerosos programas de entrenamiento; ocupando actualmente la dirección de una consultora para el desarrollo personal.

Su premisa es sencilla y casi obvia: Si uno sabe lo que quiere él puede mostrarles cómo lograrlo.

La Ley de Atracción se relaciona con la Ley de Vibración, que es la característica de todo lo que existe en el universo.

Todo vibra, todo se mueve y cuanto más alta es la vibración más energía se emite; y las vibraciones que se emiten controlan todo lo que atraemos a nuestras vidas.

La energía atrae energía y si cambiamos de forma de pensar cambiará todo lo que llega a nuestras vidas.

En lugar de enfocar la mente en todo lo que nos falta, debemos focalizarla en lo que realmente deseamos para poder atraerlo.

Proctor tuvo una experiencia que cambió su vida. Un día llegó a sus manos el libro “Piense y hágase rico” de Napoleón Hill. En ese momento estaba enfermo y sin dinero y sólo pensaba en sus deudas y en su difícil situación.

Comenzó a pensar en formas de ganar dinero y en un año sus ingresos alcanzaron los veinte mil dólares.

Al cambiar de pensamientos, se conectó con gente que sabía cómo se hace para ganar dinero, cosa que antes no le interesaba.

Una buena fuente de dinero en ese momento era hacer una tarea que nadie quiere hacer: limpiar pisos.

Comenzó a trabajar limpiando pisos y en cinco años había montado una empresa de limpieza.

Este resultado le mostró que había estado equivocado al creer que solamente siendo muy inteligente o teniendo una carrera universitaria se podía ganar dinero.

Su creencia le había disminuido su autoestima y no se sentía merecedor de tener éxito.

Cuando se dio cuenta que era su forma de pensar lo que había provocado ese gran cambio, decidió dejar su empresa y dedicarse a enseñárselo a la gente.

Comenzó trabajando en el equipo de Earl Nightingale y Lloyd Conant, una de las primeras compañías dedicadas al negocio del desarrollo personal. Estuvo con ellos más de cinco años y luego siguió su propio camino.

La Ley de Atracción afecta todos los planos de la existencia, la vida laboral, la afectiva y la educación de los hijos, porque uno se vuelve más consciente y mejora en todos los aspectos; y en este momento el mundo está preparado para recibir esta información e incorporarla a sus vidas.

Más de doscientas millones de personas han conocido esta ley, que de hecho es antiquísima y que les ha devuelto la esperanza en el mundo.

La espiritualidad opera de la misma forma que la Ley de Atracción; es el modo en que Dios trabaja.

Esta Ley también opera en la salud, porque una enfermedad no puede existir en un cuerpo con vibraciones sanas.

Podemos generar vibraciones de sanación que creen un entorno sano, por medio del entendimiento profundo o por medio de la fe.

Muchas enfermedades se producen por suprimir los sentimientos y no poder expresarlos.

A veces, quienes padecen una enfermedad grave pueden pensar que es su propia culpa o culparse a sí mismos por las cosas que atrajeron a sus vidas.

Nadie debería culparse por una enfermedad, pero tenemos que entender qué es lo que anda mal para poder cambiarlo; porque una enfermedad es un cuerpo que no anda bien.

En lugar de revertir la enfermedad, es mejor concentrarse en buscar lo que nos hace bien, aprender a traer armonía a nuestra vida, lo que deseamos.

Lo primero que hay que hacer es concentrarse en lo que realmente desean y luego pensar solamente en conseguirlo ; de esta forma comenzarán a orientarse en esa dirección.

Fuente: “Usted nació rico”, Bob Proctor.

Categorías: Filosofía y Psicología