Filosofía

Inicio Filosofía Griega La Filosofía y la Política

La Filosofía y la Política

Publicado por Malena

A Sócrates le interesa el aspecto ético de la política y la importancia que tiene que la gente sepa qué significa ser ciudadano y cómo es un buen gobierno, porque el conocimiento constituye el mejor medio para la conducta ética.

Para Sócrates, hay una identidad entre el saber y la virtud ya que el conoce lo que es correcto se comportará en forma recta, porque que según él nadie hace el mal sabiéndolo.

La Filosofía y la Política

Una acción recta para Sócrates es la que es útil al hombre y conduce a su felicidad.

Para Platón también la política se relaciona con la ética, sosteniendo que tanto el individuo como el estado deben estar sometidos al código eterno de la justicia.

En su libro “La República” propone un estado ideal en la medida de lo posible, ya que la experiencia le indica que el estado en la realidad dista mucho de ser virtuoso.

Platón insiste en que el arte de gobernar debería ser una ciencia para no terminar siendo incompetente y hacer naufragar al Estado y a los ciudadanos y debe estar en manos de los filósofos para liberarse de sus males.

El Estado es necesario para servir a los hombres, y éstos deben colaborar y ayudarse entre si para la obtención de los productos que necesitan para vivir, porque desde su origen, el objetivo de una ciudad es económico.

El hombre tiene que trabajar en la ocupación más adecuada a sus dotes naturales y el Estado requerirá el producto del trabajo de cada hombre para servir a la comunidad.

La Ciencia del Estado es superior a todas las demás, custodia las leyes y todo lo que constituye un estado como un conjunto.

Un gobierno puede estar gobernado por un grupo o por una sola persona y lo ideal sería que legislaran para cada caso en particular y que las leyes puedan ser modificadas según las circunstancias.

El gobernante deberá respetar una ley fija y el hombre público que no la cumpla será condenado a muerte.

El mejor gobierno es el de un solo hombre como la monarquía, el gobierno de unos pocos es el segundo en eficacia y el de muchos es el peor.

La democracia la considera la peor forma de gobierno que tienen ley y el mejor sistema de los gobiernos que no la tienen.

Cuando muchos están a cargo y se reparten las tareas, son incapaces de hacer grandes cosas o grandes males y el gobierno resulta más débil.

Un gobernante tiene que tener carácter y las cualidades necesarias para gobernar y debe someterse a la ley; y considerar al alma y la virtud los aspectos de mayor importancia.

Con respecto a la moneda Platón sostiene que una sociedad tiene que tener su propia moneda para circular en ella, que no deberá ser aceptada por el resto del mundo.

Y cuando los gobernantes terminen su mandato, su gestión deberá ser examinada por un comité de inspectores.

En un estado ideal, a nadie se le permitirá viajar al extranjero sin la autorización del Estado que sólo se lo permitirá a los mayores de cuarenta años, para evitar estados de confusión, novedades o agitación social.

Pero el Estado si podrá enviar observadores al exterior para constatar que existe algo digno de imitar para poder adaptar en provecho propio.

Platón consideraba al esclavo y a sus hijos como propiedad de su amo factible de ser vendidos.

Con respecto a la guerra, este filósofo propone que un Estado debe gobernar para la paz y la felicidad, porque las guerras han sido y seguirán siendo suicidas tanto para los vencedores como para los vencidos.

Platón plantea los principios básicos de la vida política y dicta las bases de una teoría filosófica de lo que debería ser el Estado.

Muchos de sus dichos pueden ser cuestionables y de hecho lo son, pero su pensamiento esencial es su concepción de un Estado que haga posible la vida digna del ciudadano para que obtenga su fin en la vida y su bienestar.

Categorías: Filosofía Griega