Filosofía

Inicio Filosofía Contemporánea Fatalidad y Destino

Fatalidad y Destino

Publicado por Malena

Ortega y Gasset, representa el pensamiento del futuro y trasciende el campo de la filosofía para comprometerse en un profundo análisis político.

Para este notable pensador y filósofo contemporáneo, el hombre es él y sus circunstancias, su fatalidad y su destino.

El hombre no es nada más que su proyecto, su vida, el conjunto de sus actos y que sólo existe en la medida en que realiza su potencial, eligiendo. El hombre elige su destino.

fatalidad-y-destino.jpg

El futuro es una posibilidad ahora, que en gran parte se impone como el pasado. Pasado y futuro son sus circunstancias.

La miseria humana es proyectar la propia incompetencia en los demás o en la fatalidad; – las cosas están en mi contra, – yo valgo más de lo que he logrado, nunca pude encontrar un buen amigo, ni a una mujer que fuera digna de mí, podría haber sido un gran escritor o un hombre rico, etc.

O sea, los actos no condicen con las posibilidades que esta persona ha tenido, y todo ha quedado en el ámbito de la potencialidad pura sin manifestarse, porque no se ha traducido en actos, y ella es sólo sus acciones.

Para el existencialismo el amor es el que se construye y sólo se es un genio en la acción. El hombre dibuja su figura en sus actos y recién se puede definir quien ha sido en la lápida, porque hasta el último minuto de su existencia se realiza.

Lógicamente, esta forma de pensar puede herir a quien no ha tenido éxito en la vida, pero por otro lado está dando a todos la oportunidad de cambiarla a cada instante y realizarse.

La fatalidad puede resultar útil para justificarse, pero en realidad no importa si ésta existe o no existe, porque si existe como posibilidad lo único que importa es el ahora.

La fatalidad es el pasado que irremediablemente no podemos cambiar y el futuro es lo posible, son nuestras circunstancias, pero sólo existen nuestros actos en el aquí y ahora.

El idealista se fija metas gloriosas y lejanas y pasa por alto el presente.

La diferencia entre el héroe y el hombre común es que el primero es fiel a si mismo y no se deja vencer por un destino adverso ni se confía en uno favorable.

Aceptar las circunstancias permite al hombre desplegar al máximo su capacidad, porque ese es su verdadero destino.

Son las dificultades y las barreras a vencer las que forjan el carácter y superar estos problemas le proporcionan felicidad porque para un escultor, dice Ortega y Gasset, no hay mayor placer que el que siente frente a la resistencia del mármol.

La vida, esa compleja tarea que consiste en vivir, toma la forma de un proyecto coherente, no tiene un futuro cualquiera, sino uno que es posible en el aquí y ahora.

Fatalidad y destino son como abismos en los que hay que caer como la única manera de superarlos, en un acto de rebeldía, convirtiéndose en una decisión absolutamente libre.

El hombre moderno es el antihéroe, aislado y solitario, solo con su conciencia, construyendo un mundo utópico, que prefiere desentenderse de la fatalidad y el destino negándolos como componentes de sus circunstancias.

El hombre sólo es un ser en el mundo, conviviendo.

Categorías: Filosofía Contemporánea

3 comentarios para “Fatalidad y Destino”


  • Exeselente argumento, estoy un poco con fundido porque, emberdad creo, creo en un destino anque , haveces me confundo mas ya q, la vida nospone en el camino, nosotro somos quienes desidimos ,por donde vamos.

  • Es claro que los filosofos son los pensadores que confunden a la humanidad Somos nosotros quienes creamos nuestro propio destino… y para que se nos fue dada esta opción si no lo podemos acomodar a nuestro presente o futuro las circunstancias se dan pero no las podemos modificar.

    Que es el destino es una linea trasada desde el princio______________ y el fin que va derecha y no se puede torser por no puede ser aís__________——-___________———— ================ o asi que tan confusa es lla existencias que acabanos nuestra vida sinsaber por que o cuando es el dia o es el fin……

    Quienes son los verdaderos pensantes ustedes o nosotros.

  • hoa Natalia, todos somos filósofos porque tenemos una forma de pensar. Los filósofos de profesión sólo tienen la capacidad para escribir su pensamiento y tal vez cuestionar a otros, un beso, malena