Filosofía

Inicio El Existencialismo Jean Paul Sartre – Primera Parte

Jean Paul Sartre – Primera Parte

Publicado por Malena

Jean Paul Sartre (1905-1980), fue uno de los más destacados filósofos del existencialismo ateo y principalmente un excelente escritor.

Nació en París; su padre, que era marino, falleció cuando él tenía sólo 15 meses de edad, motivo por el cual, su madre decidió mudarse con él a la casa de sus padres.

Su infancia fue feliz, su abuelo, que procedía de una familia protestante, había cursado estudios para llegar a ser pastor, pero abandonó para dedicarse a la pedagogía.

Jean Paul Sartre-Primera Parte

Consideraba que su nieto era un niño superdotado y se dedicó a su educación tratando de inculcarle una concepción de la existencia, humanista.

En su vasta biblioteca, Sartre tuvo oportunidad de conocer a los grandes autores clásicos y dedicarse a escribir.

Sartre, físicamente era poco agraciado, tenía baja estatura y un pronunciado estrabismo en un ojo, como secuela de una enfermedad de la niñez.

En el Liceo fue un alumno destacado, pero a los 12 años, su madre contrajo enlace por segunda vez, con la intención de lograr independencia y ascender socialmente.

Sartre tuvo que ir a vivir entonces a La Rochelle donde continuó sus estudios en una institución en la cual tuvo un buen desempeño pero pésimas relaciones con sus compañeros que se mofaban de él.

Su padrastro era autoritario y no compartía su pasión por los libros y la literatura, de modo que a los 15 años volvió a casa de sus abuelos con una adversa experiencia de la vida.

En París ingresó nuevamente al Liceo donde concurría antes de su cambio de domicilio, pero como alumno interno, con la posibilidad de salir todos los fines de semana.

En el Liceo volvió a encontrar a sus antiguos amigos, entre ellos a Paul Nizan que también escribía y que fue su amigo durante muchos años, logrando excelentes resultados en sus estudios y varios premios.

Sartre se consideraba escritor pero también le atraía la filosofía y Bergson sería una de sus primeras influencias. Se había transformado en un joven seguro de si mismo, con una fuerte personalidad; y aconsejado por su abuelo decidió convertirse en profesor.

Al finalizar su carrera se independizó de su familia y comenzó a esbozar las que serían sus primeras obras filosóficas: La Imaginación (1936), Psicología de la Imaginación (1940) y el Ser y la Nada (1943).

A los 24 años, Sartre se presentó a la oposición a la cátedra y obtuvo la nota más alta, ocupando el segundo lugar Simona Bertrand de Beauvoir, a quien conoció en esa oportunidad, y que sería su privilegiada compañera durante el resto de su vida.

Este filósofo se burlaba de las creencias burguesas y quería vivir según sus propias leyes; defendía la poligamia y había inventado el concepto de “amor necesario” y “amor contingente” y la idea del contrato por dos años. De manera que la relación con Simone debía respetar estas condiciones, las cuales ella aceptó.

Se convirtió en profesor de una escuela estatal y con Simone se dedicaron a viajar.

En esa época comenzó a desarrollar la noción clave de su filosofía, la contingencia, que sería el inicio de “La Nausea”,

Dispuesto a conocer la fenomenología de Husserl, viajó a Berlin. Allí inició su experimentación con alucinógenos, experiencia que agravó su salud y lo llevó a una depresión profunda, acentuada por un triángulo amoroso con Beauvoir y Olga Kosakiewicz.

A los 33 años, Sartre publica “La Nausea” y recibe múltiples elogios.

(Sigue Segunda Parte)

Fuente: Colección Grandes Pensadores, “Jean Paul Sartre, Vida, Pensamiento y Obra”, Ed. Planeta DeAgostini, Barcelona, 2007.

Categorías: El Existencialismo