Filosofía

Lo Absoluto

Publicado por Malena

El término absoluto, literalmente significa suelto, desligado. Se define como lo que excluye toda relación, lo que es independiente, ilimitado y sin restricción alguna. Expresa también en otro orden de cosas, el carácter despótico o dominante y lo que es general y terminante.

Desde el punto de vista filosófico, lo absoluto es lo que es por sí mismo, desligado de otra cosa, lo incondicionado.

Se pueden distinguir distintos tipos de absoluto: el absoluto puro y simple, que se equipara a Dios, al Principio, la Causa, el Ser, lo Uno, etc.; y el absoluto respecto a otra cosa o lo absoluto en su género.

Lo absoluto se contrapone a lo dependiente y a lo relativo. Los escolásticos son los que con frecuencia se inclinan en contraponer el absoluto a lo dependiente para solucionar el problema de la relación entre el absoluto y los entes no absolutos. En tanto que los autores modernos prefieren contraponer lo absoluto a lo relativo.

De esta forma surgen distintas doctrinas metafísicas como el monismo, que reduce todo lo relativo a un absoluto; el fenomenismo, que refiere todo lo absoluto a algo relativo y el dualismo o el pluralismo que divide lo absoluto en dos o varias entidades absolutas, etc.

Esta negación puede adquirir tres formas:

Una de ellas es negándose a la idea de que exista un absoluto y atribuir a la imaginación literaria o poética lo que se diga de él.

Otra forma es negarse a considerar legítimo desarrollar un concepto de lo absoluto debido a que ese intento caería en antinomias sin solución;

Otra, negarse a emplear el término, absoluto , ya que dicha palabra no tiene un referente observable y además no obedece las reglas del lenguaje.

La primera negación de la existencia del absoluto, que lo atribuye a la imaginación, es sostenida por muchos empiristas; la segunda negación, que considera el concepto de absoluto irracional, es mantenida por numerosos racionalistas; y la última negación, referente a que lo absoluto no tiene referencias observables es la que elige gran parte de los neopositivistas.

Existen por otro lado distintos modos de admitir la posibilidad de concebir un absoluto.

Algunos proponen que la razón es el modo de conocimiento del absoluto, otros estiman que es la experiencia; y existen además, quienes sostienen que el absoluto no se pueden pensar ni es algo que se pueda hablar de él, ya que solamente se puede intuir.

Otros afirman que lo único que se puede decir es que lo absoluto es lo absoluto y nada más. De manera que es necesario abandonar el aspecto formal del absluto y solamente referirse a su aspecto concreto.

Ejemplos de lo absoluto en la tradición filosófica, son: la Esfera de Parménides, la idea del Bien de Platón, el Primer Motor Inmóvil de Aristóteles, lo Uno de Plotino, la Substancia de Spinoza, la Cosa en sí de Kant, el Yo de Fichte, el Espíritu Absoluto de Hegel.

Estas concepciones tienen en común el supuesto de que solamente un absoluto puede ser lo absoluto.

Sin embargo, la tradición filosófica no es fiel a la idea de absoluto, que debe ser incondicionado e independiente y no estar sujeto a condiciones o principio alguno.

Fuente: “Diccionario abreviado de filosofía”, José Ferrater Mora.

Categorías: Diccionario de Filosofía