Filosofía

Existencia

Publicado por Malena

“Existencia” quiere decir “lo que está ahí”; y en este sentido es igualable a la realidad.

Hay que diferenciar la naturaleza o esencia, de la existencia, de las distintas entidades existentes.

Para Aristóteles, la existencia es la substancia como entidad; la substancia primera, porque es de lo que puede decirse algo y donde se encuentran las propiedades.

La existencia junto a la esencia es un ser. Solamente podemos saber qué es algo, cuando es.

Aristóteles utiliza los conceptos de materia y forma y de potencia y acto, que constituyen las bases para los posteriores debates filosóficos sobre la relación entre la existencia y lo que hace que la existencia sea; es decir, la relación entre la esencia y la existencia.

Los filósofos medievales muestran algunas diferencias básicas, entre algunas concepciones griegas, sobre la existencia.

La tendencia de los griegos es concebir la existencia como cosa, pero la de los filósofos cristianos proponen que hay existencias que no son cosas pero que no obstante tienen más existencia que otros entes, por ejemplo: Dios, los seres humanos, etc.

En la filosofía medieval hay dos concepciones fundamentales sobre la relación entre esencia y existencia: en una de ellas prima la esencia sobre la existencia y en la que la existencia incluso se concibe como un accidente de la esencia, por ejemplo, Avicena. En la otra prima la existencia sobre la esencia, en la que la esencia es la inteligibilidad de la existencia, por ejemplo, San Buenaventura, Santo Tomás, etc.

Algunas veces se equipara existencia y ser, pero surge la dificultad de si se puede predicar de algo que existe el existir mismo.

Otros autores piensan que la existencia es el primer predicado de toda entidad existente y todo lo demás es secundario.

Significa que la existencia no existe pero sí existen todas las demás entidades.

Para Kant, la existencia no es un predicado real como por ejemplo: es azul, es liviano, porque decir que es un predicado es redundante.

Si fuera un atributo, las proposiciones existenciales afirmativas serían tautologías (lo mismo repetido de distinta forma) mientras las proposiciones existenciales negativas serían contradicciones.

Por otra parte, decir que algo es, no quiere decir que existe.

El es, se refiere siempre a la forma en que es algo, porque no puede subsistir por sí mismo.

Si el predicado es que algo es existente faltaría el cómo, el cuándo y el dónde de la existencia.

De manera que el ser existente no tiene significado fuera de un contexto, lo que supone que el concepto que describe algo existente y el que describe algo que no existe no son conceptos distintos.

En el existencialismo, la doctrina de Kierkegaard dice que la existencia es antes que nada un existente, el existente humano cuyo ser es la subjetividad, en la pura libertad de elección. No se puede hablar ni de la esencia ni siquiera de la existencia, sólo se puede hablar de “este o aquel existente”, porque su verdad es la subjetividad.

Existir, para Kierkegaard es tomar una decisión última relacionada con la trascendencia divina; y esa decisión determina el momento.

Por esta razón la filosofía no es descripción de esencias, es decisión, afirmación de existencias.

En Kierkegaard prima la existencia sobre la esencia, así como en Nietzsche, Dilthey, Bergson, Sartre y hasta en cierto sentido Heidegger, aunque todos ellos partan de supuestos distintos.

Heidegger utiliza la palabra “dasein” que no significa existencia en el sentido tradicional, sino el ser hombre como el único que se pregunta por el sentido del ser; de manera que lo que distingue a esta existencia es su poder ser y no lo que ya es.

Fuente: “Diccionario abreviado de filosofía”; José Ferrater Mora.

Categorías: Diccionario de Filosofía