Filosofía

Inicio El Idealismo, El Racionalismo El Fenomenalismo

El Fenomenalismo

Publicado por Malena

El fenomenalismo (fenómeno-apariencia), propone que las cosas en sí no las podemos conocer, sólo podemos percibir los fenómenos, o sea como aparecen.

Según esta postura no podemos conocer la esencia de las cosas pero reconoce que hay cosas reales, o sea, las cosas tienen ser pero no sabemos lo que son.

Al igual que el realismo, el fenomenalismo admite la existencia de cosas reales, pero como en el idealismo reduce el conocimiento a la conciencia; ya que el mundo de las apariencias no se puede conocer en sí, son sólo fenómenos.

el fenomenalismo

Si comparamos el realismo crítico y el fenomenalismo ambos criterios coinciden en que las cosas no son como las percibimos, porque según el primero, las cualidades secundarias, como los olores, sabores, etc. surgen sólo en nuestra conciencia. Pero el segundo tampoco admite las cualidades primarias, como la forma, la extensión, el movimiento y todas las propiedades especiales y temporales de las cosas, pero las reconoce en la conciencia.

El racionalismo y el empirismo se enfrentan en la cuestión del origen del conocimiento así como el realismo y el idealismo se oponen en cuanto a la esencia del conocimiento.

Existen criterios que han intentado conciliar a ambos problemas. Uno de los intentos más destacados en mediar entre el realismo y el idealismo y entre el racionalismo y el empirismo es el de Kant.

Su teoría frente a estas antítesis se presenta como un apriorismo o trascendentalismo; que desde el enfoque de estas doctrinas opuestas representa un fenomenalismo.

Para Kant, el espacio y el tiempo son formas de nuestra intuición, obras de nuestra sensibilidad que ordena y dispone las sensaciones en forma inconsciente e involuntaria.

Para el fenomenalismo, no sólo proceden de la conciencia la intuición de las cosas sino también proceden de ella las propiedades conceptuales de las cosas.

Según el fenomenalismo, tanto las propiedades como las sustancias, las causas, la realidad, la posibilidad y la necesidad de las cosas tienen su fundamente en las formas “a priori” de nuestro entendimiento, que estimuladas por las sensaciones actúan independientemente de la voluntad.

Los conceptos y las categorías no son las propiedades objetivas de las cosas sino formas lógicas subjetivas del entendimiento humano, que ordenan los fenómenos y crean el mundo objetivo, que el hombre ingenuo cree que existe, sin su participación.

Para el fenomenalismo, no podemos concebir las cosas en si mismas sino al mundo fenoménico tal como aparece en virtud de esa organización previa.

El mundo en que vivimos está formado por la conciencia y jamás podremos conocer como es en sí si prescindimos de la conciencia.

Esencialmente, la teoría del fenomenalismo desarrollada principalmente por Kant, se puede reducir a tres proposiciones básicas:
1) no podemos conocer las cosas en sí mismas
2) el conocimiento está limitado al mundo fenoménico
3) este mundo fenoménico aparece en nuestra conciencia y es ordenado y elaborado por la sensibilidad, en función a formas “a priori” de la intuición y del entendimiento.

Ni el idealismo ni el realismo pueden ser cuestionados por medio de la lógica, pero sí por el idealismo volitivo, que señala que el hombre es ante todo un ser de voluntad y acción; y las resistencias y los obstáculos del mundo frente a la realización de sus deseos es lo que le hace vivir en forma inmediata la realidad.

Nuestra creencia en la realidad del mundo fenoménico no se basa en la lógica sino en la vivencia inmediata, en la experiencia de la voluntad.

Sin embargo, todo idealismo fracasa frente a la certeza de la existencia del yo.

Podemos conocer la existencia pero no la esencia de las cosas. Somos seres de voluntad, sujetos a los opuestos yo y no yo, sujeto y objeto, por esta razón es imposible para nosotros superar teóricamente este dualismo y resolver el problema en forma definitiva.

Fuente: Teoría del Conocimiento, J. Hessen, Editorial Losada S.A., 1956.

Categorías: El Idealismo, El Racionalismo