Filosofía

Inicio Mitología La Historia de Minerva y Aracne

La Historia de Minerva y Aracne

Publicado por Malena

Aracne era una habilidosa tejedora de bellísimos tapices que estaba muy orgullosa de sus tejidos.

Todos querían ver cómo teñía las lanas y cómo las tejía con destreza inigualable, porque en esa tarea era incomparable.

Las ninfas del bosque atribuían el insuperable don de Aracne a Minerva, que era la diosa de las artes manuales. Pero cuando la tejedora escuchaba estos comentarios negaba rotundamente haber recibido su habilidad de Minerva, diciendo que ella había aprendido ese arte por si misma.

la-historia-de-minerva-y-aracne

Como las habladurías seguían sosteniendo la creencia en que su gran destreza era un don, Aracne, segura que su habilidad la había adquirido ella sola, desafió a Minerva a competir con ella en un concurso de tejido para arrebatarle el título de diosa del telar.

Las ninfas escandalizadas ante tamaña osadía contra una diosa del Olimpo, no se atrevieron a hacer más comentarios, pero no estaban equivocadas, porque al enterarse Minerva de los dichos de Aracne se enfureció y transformándose en una anciana se dirigió a su casa.

Cuando le abrió la puerta, la señaló con el dedo y le aconsejó arrepentirse de su impertinencia y arrogancia contra una diosa; pero ésta no le hizo caso, volviendo a desafiar a Minerva a presentarse para defenderse ella misma, sin intermediarios.

La anciana entonces se convirtió inmediatamente en quien era de verdad, avergonzando a Aracne, que sin embargo mantuvo intacta su postura.

Decidió la diosa ingresar a la casa, para responder a tal desafío, donde se habían instalados dos telares; y ambas se pusieron a trabajar afanosamente desplegando todo su ingenio.

Minerva diseñó un bellísimo tapiz de hermosos colores, con los doce dioses y diosas más importantes del Olimpo, pero el tapiz de Aracne lo superó en gran medida, agregándole a la misma escena las aventuras de los dioses y una preciosa franja alrededor, quedando tan bello que ni siquiera la diosa Envidia le pudo encontrar ningún defecto.

La diosa Minerva no pudo tolerar tamaño insulto a su investidura y dando rienda suelta a su ira destruyó el tapiz tejido por su rival.

Aracne, humillada por la ofensa, abandonó la casa arrastrándose e intentó quitarse la vida.

Minerva le perdonó la vida pero la condenó a quedar colgada para siempre tejiendo en el aire transformándola en la primera araña que hubo en la tierra.

Este relato es uno de los muchos mitos griegos que han sobrevivido el paso del tiempo. Los mitos tenían la función de transmitir valores a través de narraciones fantásticas donde todo era posible, con la intención de difundir la sabiduría de los pueblos y brindar esa enseñanza a los descendientes.

En el mundo mitológico ocurren hechos que serían imposibles en la realidad y la fantasía más asombrosa resulta en ellos algo común. Esta forma de ver las cosas tenía el objetivo de explicar en forma sencilla, los grandes misterios del hombre y del universo.

El temor a lo desconocido del mundo griego los ayudó a inventar historias para intentar entender la maravillosa complejidad de la naturaleza y el enigma de la vida y de la muerte.

Los mitos sobre diosas y dioses eran narraciones que hacían más llevaderas las largas noches de invierno, a la vez de ser también una forma de transmitir a las nuevas generaciones el saber popular, sus tradiciones y sus creencias.

Muchos de los mitos surgieron a partir de la obra de Ovidio, que escribió sus poemas hace más de dos mil años, y que aún hoy en día ejercen su influencia en la civilización occidental.

Categorías: Mitología