Filosofía

Inicio Filosofía y Religión Deepak Chopra y la vida después de la muerte

Deepak Chopra y la vida después de la muerte

Publicado por Malena

Este afamado científico, médico y maestro espiritual, concibe a la muerte según la filosofía védica.

El hombre es un ser multidimensional con un futuro más allá de la muerte creado por él mismo según sus pensamientos, palabras y acciones.

En su libro “Jamás moriremos”, nos da pruebas basadas en la filosofía védica, la física cuántica, la psicología y la neurociencia, y nos muestra que la muerte no es el fin de la vida, porque la vida es eterna.

Deepak Chopra y más allá de la muerte

Solamente nuestra capacidad para expandir nuestra conciencia en este mundo nos permite prepararnos para enfrentarnos con nuestro ser verdadero en el momento de la muerte, porque la muerte es la transformación en un nuevo estado de conciencia.

El mundo en que vivimos, nuestro universo, es solamente una particular frecuencia en que se expresa la conciencia.

En el espacio tiempo coexisten simultáneamente distintos planos, o sea que muchos mundos pueden existir en el mismo lugar y pueden rodearnos realidades infinitas pero nosotros sólo captamos la frecuencia de una de ellas, la que podemos percibir.

Los muertos no se van a ningún lado, permanecen aquí y en todas partes.

La ciencia ha comprendido que los objetos materiales están formados por vibraciones invisibles, que son densas en el plano de nivel más bajo y más finas en un plano más alto.

Así como existen distintos planos a nivel material, existen infinitos planos a nivel espiritual, que los místicos denominan planos astrales.

En los planos astrales inferiores se encuentran la clarividencia, la telepatía, los fenómenos fantasmales, que son almas atrapadas sin cuerpo ni espíritu.

Los planos astrales inferiores pueden ser percibidos por los humanos que se encuentran en un estado de conciencia elevado y también por los animales.

Algunos pueden observar al alma cuando abandona un cuerpo que muere.

El alma va donde le pertenece, o sea entra en el plano astral que le corresponde a su plano material, o sea en la misma frecuencia que tenía en su vida previa.

Tras la muerte seguimos motivados y cada alma, según sus deseos, puede pasar de un plano astral a otro para avanzar.

Estos planos son imaginados por el Espíritu, tal como imagina el mundo material.

El Espíritu es el Todo, Dios, la Conciencia única que crea todo en infinitas dimensiones a infinita velocidad.

En estos planos astrales podemos ver dioses, diosas, ángeles y demonios, todas ilusiones del Espíritu.

Después de la muerte nuestra alma se ve a si misma en todas partes al mismo tiempo.

El pasaje de la vida hacia la muerte es un cambio en la calidad de nuestra atención, sintonizando frecuencias diferentes más allá del mundo exterior.

Alguna clase de contacto astral ocurre en el momento de la transición entre la vida y la muerte, personas que amamos, conocidos, amigos.

Los que no están más atados a los deseos, como los sabios o los santos, pueden viajar libremente por los distintos planos astrales.

No se puede retroceder en la evolución, sólo se puede progresar.

Las almas se encuentran con las que vibran a un mismo nivel de evolución, o sea a la misma frecuencia y vamos donde nuestros deseos más profundos nos guían.

Un alma puede visitar niveles más bajos de frecuencia pero nunca uno más alto, porque esto exige una evolución.

El alma puede proyectar su propio paraíso en el plano astral o su propio infierno, según su nivel de conciencia y sus deseos se realizan según los imagina.

El cuerpo astral es el mismo con el que nos hemos identificado más en el mundo físico y estará en el lugar que cree.

El alma elige los padres que necesita para continuar su evolución en una nueva encarnación.

Los motivos del alma para reencarnarse son los deseos y el reencuentro con seres queridos.

Para liberarnos del karma y de las sucesivas reencarnaciones es necesario haber perdido todos los deseos terrenales y haber trascendido el mundo material, las ataduras y haber alcanzado la iluminación.

Estas almas iluminadas disfrutan de estar despierto y pueden ayudar a otros que todavía duermen.

La muerte nos permite ser libres y experimentarlo todo en éste o cualquier mundo.

Fuente: «Jamás moriremos», Deepak Chopra.

Categorías: Filosofía y Religión