Filosofía

Inicio Filosofía y Arte Belleza corporal

Belleza corporal

Publicado por Ruben Avila

Symmetria y decorum son los dos conceptos utilizados por los estoicos —no sólo por ellos, pero es que es de ellos que estamos hablando en esta serie de artículos— para definir la belleza. El primero se refería a la belleza absoluta, mientras que la segunda a la relativa. Recordemos, como ya dijimos en nuestro anterior artículo, que era relativa al objeto, no a las circunstancias, al tiempo o al sujeto. Es decir, cada objeto debe tener un decorum que siempre será el mismo para dicho objeto. Dará igual que pasen cien o mil años o que sea utilizado por algún motivo o por su contrario.

belleza corporal

Las definiciones de la belleza

Así las cosas, Diógenes Laercio referencia varios tipos diferentes de definiciones respecto a la belleza. « [Los estoicos] Dicen que es bello el bien perfecto por recibir todos los números buscados por la naturaleza o lo perfectamente proporcional. Y cuatro son las formas de la belleza: lo justo, lo valeroso, lo ordenado, lo científico; pues bajo estas formas se cumplen las bellas acciones… y en otro sentido lo que es bueno por la naturaleza para la propia función, y de otra manera el añadir nuevos adornos, cuando decimos que sólo el sabio es bueno y bello».

Lo justo, lo valeroso, lo ordenado y lo científico son las cuatro formas de la belleza, pero el bien perfecto, que por supuesto es bello, radica en ser perfectamente proporcional. Así que ésta debe ser la belleza suprema. Pero, analizando la cita anterior, también descubrimos que aquello adecuado “para la propia función” y lo que añade “nuevos adornos” también forma parte de lo bello y bueno, de ahí que al sabio se le pretenda “bueno y bello”.

Así que nos encontramos con que es bello lo que es proporcionado, lo que se ajusta a su función y lo que adorna. Por supuesto, se puede dar lo primero sin lo segundo o lo tercero, y viceversa. Es decir, se pueden dar aisladamente, por lo que será lo proporcionado lo bello por excelencia.

Por lo que vemos, esta clase de belleza no se restringe a lo corporal. De hecho, para los estoicos la symmetria se aplica a la belleza espiritual, lo que les llevará a entenderla de manera menos estricta y matemática.

La belleza corporal

Por otra parte, también tenían una definición más explícita, más restringida para la belleza corporal, por la que, además de la proporción tendríamos que tener en cuenta el color. Así, en palabras de Cicerón descubrimos que «en el cuerpo, llámase bella una forma adecuada de los miembros (apta figura membrorum) asociada a colores agradables (cum coloria quadam suavitate)».

Esta definición, esta concepción de la belleza corporal, según Tatarkiewicz, fue aceptada de manera general durante el helenismo, definiéndose la belleza como proporción y color, reduciéndose al ámbito de lo sensorial, lo que pre-configuraría el concepto de belleza en tiempos modernos.

Si tenemos en cuenta que el estoicismo apreciaba antes que nada la belleza no sensorial, por las características que la definían, resulta paradójico que hayan sido ellos los que extendieran esta definición de la belleza corporal.

Imagen: defondos.com

Categorías: Filosofía y Arte