Filosofía

Inicio Filosofía Griega La ética estoica

La ética estoica

Publicado por Christian

Se conoce por el término “Neoplatonismo” a esa denominación colectiva de las diferentes y diversas doctrinas tanto religiosas como filosóficas que un grupo de pensadores especulativos intentó desarrollar las ideas de Platón mucho más allá, intentando, valga la redundancia, sintetizarlas, y dando como resultado final, entre otros aspectos y elementos determinados, al judaísmo helenístico, desarrollado en Alejandría, pleno Egipto, por el filósofo Filón de Alejandría; doctrina la cual siguió manteniendo cierto sentido y origen griego, a pesar de su inevitable lejanía.

El filósofo griego Platón

Su doctrina, fundamental y principalmente, se debía a una variante de monismo idealista donde la realidad era solo Uno, del que emanaban varios planos de la realidad consciente, y destacando la inteligencia pura como el conocimiento más elevado, a partir del cual surgía el alma de carácter universal, de cuyo seno se originaría ese número infinito e igualmente indeterminado de almas inferiores, que serían los propios seres humanos.

Es preciso reseñar que, esta alma principal, era considerada como un elemento situado entre el mundo propiamente material y esa inteligencia pura, en donde tiene la opción precisa de permanecer tal y como fue “creada”. Y es que precisamente, tal y como se defiende, esa alma podría ser infinita y llegar a la salvación (teniendo en cuenta que ante todo tiene una opción de corruptibilidad, de integridad e incluso de perfección única) gracias de la libertad de voluntad.

Se caracteriza esta doctrina, principalmente, por plantearse esas diferencias existentes entre lo propiamente carnal (físico) y lo puramente espiritual, elaborada, eso sí, a través de esa teoría platónica que ya conocemos: materia e idea.

Categorías: Filosofía Griega

Un comentario para “La ética estoica”