Filosofía

Individuación

Publicado por Malena

Individuación es la razón de ser singular de cada individuo. Fue Aristóteles el primer filósofo que se ocupó de este principio y de los problemas que plantea, principalmente en lo que se refiere a las nociones de substancia, forma y materia.

El principio de individuación se relaciona con la cuestión de qué es lo que hace que algo sea un individuo.

Una de las respuestas más influyente de Aristóteles es que la materia constituye el principio de individuación; porque la forma es universal y por esta razón no puede explicar por qué un individuo es un individuo.

En una clase dada de individuos la forma es la misma, por ejemplo, los seres humanos son animales racionales, de manera que sólo queda la materia como principio individualizante.

Por ejemplo, la materia de todos los cuerpos naturales es la tierra, el fuego, el agua y el aire. La materia de las estrellas es el éter, la materia de los cuerpos orgánicos, los tejidos; la de los seres humanos; los órganos; o sea que hay un principio de individuación que se aplica a clases de seres que no es lo suficientemente individualizante.

Pero se puede ser más específicos si distinguimos ciertas cualidades de la materia; por ejemplo, los hombres pueden ser de distinto tamaño, de diferente color, estar saludables o no, tener distintos estados de ánimo, etc.

Esta concepción aristotélica de la materia a nivel humano es la misma que la de las circunstancias humanas.

Lo que es igual en todos los hombres, según la concepción clásica, es ser un animal racional, que equivale a decir que participa de una inteligencia activa que reconoce los principios de la razón; aunque la manera de reconocer estos principios sea distinta en cada uno.

La materia pura no puede ser el principio de individuación porque no se puede conocer; y la materia cualificada necesita de la forma, porque la forma es l cualidad de una materia dada.

La controversia entre la materia y la forma como principio de individuación podría resolverse según la realidad correspondiente. Cuanto más elevada sea una realidad en la jerarquía de los entes, tendrá una tendencia mayor a acoger la forma y no la materia como principio de individuación; y a nivel humano, el predominio de la forma o de la materia estará dado por el grado de perfección de la individualidad de un hombre dado.

Entre los escolásticos, Avicena afirma que el principio de individuación es la materia cualificada por la cantidad.

Los filósofos nominalistas extremos sostienen que el principio de individuación no es necesario; que el problema es de los universales, cuya razón no conocemos a menos que se los considere mentales.

Para Santo Tomás, la individualidad de las substancias creadas sensibles es la materia considerada bajo ciertas dimensiones; y las formas separadas tienen el principio de individuación en sí mismas, o sea, puras inteligencias, individuales y especies a la vez.

Dans Escoto señala que esta cantidad de materia no es suficiente para una individuación, porque la cantidad es un accidente. Por ejemplo, en el hombre la capacidad del alma para unirse a cierto cuerpo procede de su forma y no de la materia.

Para Dans Escoto la individuación es un principio positivo inherente a la esencia, o sea una modalidad de la substancia que subsiste fuera de lo múltiple.

Entre los filósofos modernos, Leibniz propone:
1) Que todo individuo se individualiza por toda su entidad.
2) Que el principio de entidad son negaciones
3) Que el principio de entidad es la existencia

Otros autores como principio de individuación se inclinan por el espacio y el tiempo.

Por ejemplo: Shopenhauer estima que el espacio y el tiempo singularizan lo que es en un principio idéntico y hacen que la unidad esencial del todo se transforme en una multiplicidad.

Los filósofos contemporáneos en general proponen las siguientes soluciones:
1) Lo individual se funda en el sí mismo que existe como tal irreductiblemente.
2) La noción de individuo es una construcción mental según los datos de los sentidos.
3) Lo individual está determinado por el espacio tiempo.

Para Carl Jung, la individuación es el propósito esencial del individuo, llegar a descubrir su centro y conocerse a sí mismo.

Fuente: “Diccionario abreviado de filosofía”; José Ferrater Mora.

Categorías: Diccionario de Filosofía