Filosofía

Inicio Ciencia y Filosofía La Partícula de Dios

La Partícula de Dios

Publicado por Malena

Hace pocos días, los experimentos que se realizan en el más grande colisionador de partículas del mundo, que se encuentra en la frontera franco-suiza y donde los científicos pueden observar el choque de protones a casi la velocidad de la luz; parecen ser incompatibles con la no existencia de la partícula conocida como bosón de Higgs y estar más cerca de hallarla; lo que podría dar fundamento a la teoría física del físico británico Peter Higgs, que explica cómo está construida la materia.

Tal como lo predice la teoría de Einstein, la colisión de los protones a una velocidad cercana a la de la luz, en un espacio más pequeño que un cabello humano, es capaz de convertirse en una energía con el poder de crear tipos de materia hasta ahora desconocidos.

Si verdaderamente existe el bosón de Higgs, se confirmaría esta teoría, que explica cómo las partículas elementales adquieren masa, proceso indispensable pero no suficiente, para la formación de las estructuras del mundo que nos rodea.

El “Modelo Standard” es una teoría de la física de partículas elementales que describe los componentes fundamentales de la materia y la manera en que interactúan entre sí.

La teoría de Higgs sostiene que el espacio contiene una especie de carga que hace que las partículas elementales adquieran masa al interactuar con ella; y la presencia del bosón de Higgs revelaría la existencia de esa carga.

Esta teoría explica el origen de la masa de las partículas elementales a partir de su interacción con el supuesto bosón de Higgs y afirma que cuanto mayor sea la interacción mayor es su masa

Aunque este hallazgo no logre cambiar nuestra visión del mundo de un día para otro ni no permite aún conocer sus implicancias; es de enorme importancia para la ciencia, porque está más cerca de descubrir el misterio del origen del universo y de conocer cuál será su destino.

Si no se pudiera encontrar el bosón de Higgs, esto podría significar que debe existir otra forma aún más espectacular, de convertir en masa a las partículas y este descubrimiento sería todavía más sensacional.

Según Elaine Pagels, profesora de religión de la Universidad de Princeton y exposa de Peter Higgs, el bosón de Higgs ha sido llamado partícula de Dios, porque aunque todo parece depender de ella aún no se ha podido demostrar su existencia.

Por supuesto se trata de una ironía, porque aunque tenga una connotación filosófica, el bosón de Higgs por ahora, es un tema que compete exclusivamente al ámbito de la física.

Sin embargo, todo avance científico en última instancia modifica nuestra visión del mundo y plantea nuevos interrogantes.

Si los físicos pudieran explicar todos los misterios del universo revelarían el orden cosmológico y lo podrían expresar con números y fórmulas.

Los dos enigmas de la ciencia son: lo más grande y lo más pequeño; y es posible que en los próximos siglos se pueda entenderlos.

Pero aunque esto sea alguna vez posible, todavía no podríamos tener todas las respuestas, porque cada descubrimiento plantea nuevos interrogantes.

El fenómeno de la vida es muy complejo y muy difícil de esclarecer con nuestro actual nivel de conocimiento, en que la mente humana parece comprender más lo que ocurre a años luz de distancia que lo que sucede a su alrededor.

La búsqueda no es simple, porque es como buscar una aguja en un océano de probabilidades.

Fuente: “Newsweek”, Argentina; 21/12/2011; “En busca de la “Partícula de Dios”; Lisa Randall, física teórica de Harvard; y Daniel de Florián, físico y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

Categorías: Ciencia y Filosofía