Filosofía

Inicio Los Valores Asignaturas pendientes

Asignaturas pendientes

Publicado por Malena

Cada persona tiene una propia filosofía de la vida basada en sus propios valores, y el desafío de la vida es vivir siendo fiel a ellos.

No es tarea fácil cuando todos en general desean hacer muchas cosas que a veces no son tan coherentes y se contradicen entre sí.

Hay objetivos que por su naturaleza no permiten concretar otros, como dedicarse al turismo y a la vez querer estar siempre presente en la familia, o desear hacer una carrera universitaria y por otro lado pretender viajar para conocer el mundo, o casarse y tener hijos, o tener un trabajo de doce horas diarias con un buen sueldo.

Discriminar la prioridad es difícil pero se puede. Sin embargo, muchos no se conocen bien y eligen mal, o sea, se deciden por la opción más placentera para ellos en ese momento y dilatan su deseo esencial que exige más esfuerzo y puede permanecer velado por las necesidades del momento.

Ese deseo no satisfecho que pertenece a las necesidades más genuinas y profundas parece desaparecer detrás de la excitación que producen otros deseos más inmediatos; pero llega el día en que vuelven a aflorar las inquietudes internas que permanecían dormidas, y se manifiestan como asignaturas pendientes.

Una asignatura pendiente es un deseo no cumplido, algo que se dejó en el tintero y que no llegó a ver la luz pero que desde el fondo de nuestra interioridad vuelve para acosarnos para obligarnos a cumplirlo.

Deepak Chopra asegura que en la raíz de todo deseo genuino se encuentra también el germen de la realización y personalmente pudo comprobar varias veces en su vida este fenómeno, que aunque no se puede explicar racionalmente, sucede.

Pero existen ciertas condiciones: que el deseo esté alineado con el orden universal; que se mantenga vivo en el pensamiento y que uno esté dispuesto a renunciar a él, soltarlo y dejarlo ir; porque aferrarse a un deseo e intentarlo todo para lograrlo como resultado de un esfuerzo personal, en contra de las leyes cósmicas, es un método mucho más trabajoso y menos eficaz.

Tener un deseo y abandonarse a la incertidumbre tiene el poder de atraer a nuestra vida espontáneamente todo lo que deseamos.

Una asignatura pendiente puede hacer que una madre rechace inconscientemente a sus hijos por considerarlos responsables de su frustración y éstos crezcan sin la experiencia afectiva del amor incondicional.

La asignatura pendiente no permite disfrutar el presente, deja un agujero difícil de llenar y tiende a contaminar otras áreas de la existencia.

Por otro lado se idealiza con esa posibilidad que se ha perdido, dejando esta circunstancia la sensación de estar perdiéndose algo, tal vez lo más importante.

Todos los deseos se cumplen en el momento justo, no antes ni después, cuando realmente las cosas deben ser; y el autoconocimiento es lo que nos permite tomar la decisión correcta, o sea poder discriminar cuáles son nuestros verdaderos valores y ser fieles a ellos.

La personalidad gira alrededor de un eje de valores y todo lo que se opone a ellos causa depresión e infelicidad.

Ante cualquier decisión, aún la más sencilla, tenemos que pensar qué lugar ocupa esa elección en nuestra jerarquía de valores y priorizarla, dándole la importancia que merece.

Categorías: Los Valores