Filosofía

Inicio Humanismo El Camino de la Autorrealización

El Camino de la Autorrealización

Publicado por Malena

Todos tienen la necesidad de la autorrealización una vez que sus necesidades básicas se han satisfecho; pero no siempre el cumplimiento de un objetivo en la vida significa lo mismo que ser feliz.

Una vez que hemos cumplido nuestros deseos materiales, ya no parecen tan atractivos como cuando aún no los habíamos alcanzado y volvemos a sentirnos vacíos por dentro.

el camino de la autorrealización

Aprendemos que la autorrealización no es un logro que por si solo justifique nuestras vidas para siempre, sino un camino de sucesivos sueños cumplidos que hay que transitar y que la búsqueda nunca se termina.

La película “View From the top” desarrolla este tema con humor, mostrando que la motivación tiene una fuerza arrolladora, que toda meta tiene piedras en el camino que hay que saber sortear, que la envidia puede ser cruel, que el amor tiene su oportunidad que no hay que perder y que el destino nos lleva siempre al mejor lugar para nosotros que nuestros propósitos no nos dejan ver.

Donna es una chica provinciana con una familia de personas sin ambiciones quienes tratan de destruir sus aspiraciones de lograr una vida mejor.

Cuando ya estaba convencida que no valía nada y que era inútil cualquier esfuerzo, ve en la televisión a una exitosa azafata promocionando un libro de autoayuda en el que relata las propias experiencias que la llevaron al éxito y donde estimula a los jóvenes a hacer lo mismo.

Donna compra el libro y se identifica plenamente con la autora, por lo que decide proponerse la misma meta: llegar a ser azafata de primera clase internacional París-New York.

La traición de su mejor amiga, que le cambia el examen, hace que sea destinada a una aerolínea de cabotaje de bajo nivel donde deberá trabajar durante un año para volver a realizar otro examen y tener otra oportunidad.

Su trabajo la obliga a vivir en Cleveland, una ciudad chica que le recuerda a la suya y le moviliza las ansiedades. Sin embargo allí conoce a alguien importante y se enamora.

Finalmente logra ser reconocida por sus méritos y accede al puesto que anhelaba, la primera clase de una prestigiosa aerolínea internacional.

Se produce entonces el conflicto, el amor o el trabajo, disyuntiva que la descoloca porque la enfrenta a dos opciones igualmente anheladas, pero finalmente decide cumplir su destino por lo que tanto había luchado.

Los amantes se separan y Donna recorre el mundo desempeñándose en forma sobresaliente.

Disfruta un tiempo de su nueva vida, hospedándose en hoteles de lujo, conociendo ciudades y rodeada de gente de alto nivel; pero no se siente feliz porque su corazón está triste y anhela estar con la persona que ama.

La vida está hecha de todas estas cosas. Nos aferramos a nuestros sueños pero cuando se hacen realidad nos damos cuenta que pueden costarnos la felicidad tal vez para siempre.

Sin embargo es necesario responder al llamado de nuestras motivaciones, porque si no intentamos satisfacerlas, quedarán como asignaturas pendientes ensombreciendo nuestro horizonte el resto de nuestras vidas, y propensos a responsabilizar a los otros por nuestras decisiones.

Porque vivir es la posibilidad de cumplir un proyecto, de sentir que somos capaces de proponernos metas, que somos más que las definiciones que hicieron de nosotros todos aquellos que nos conocen y que autorrealizarnos sólo depende de nosotros.

Categorías: Humanismo